Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Si algo ha mostrado el gobernador Juan Manuel Carreras López con relación a la Sierra de San Miguelito son posturas contradictorias que, antes que intenciones de proteger esa zona, dejan ver que busca retrasar lo más posible que se le declare Área Natural Protegida (ANP).

En su Cuarto Informe de Gobierno, es más lo que oculta sobre el asunto. Las referencias que hay a la Sierra de San Miguelito en el documento tienen más que ver con el tono general del informe que no es informe: solo habla de lo que cree que lo puede vestir de ecologista.

Así, menciona que el 20 de septiembre de 2018 emitió un decreto por el que declaró Área Natural Protegida más de 12 mil hectáreas de la Sierra de San Miguelito, señala los servicios ambientales que le presta la Sierra a la ciudad y hasta enumera las especies de flora y fauna que se preservarán, incluidas algunas que están en riesgo.

Hoy se cumplen cuatro meses de que en la Plaza de los Fundadores Carreras López pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador que la Sierra fuera declarada ANP por la federación.

“En mayo de 2019 el Presidente de México expresó la voluntad para sumarse y apoyar la estrategia estatal para la protección de la Sierra de San Miguelito, por lo que desde esa fecha se realizan acciones conjuntas con autoridades ambientales federales para preservar la superficie prioritaria”, así lo cita Carreras López en el informe cualitativo.

Sobre la declaratoria estatal y la petición al presidente, Carreras López omite los datos que dejan ver su intención de retrasar la declaratoria.

Para empezar, evita mencionar que el decreto del 20 de septiembre de 2018 se emitió como el primer paso de la ruta más corta para la protección de la Sierra de San Miguelito.

En su exposición de motivos señala en tres ocasiones que se trata de una primera etapa, es decir, si verdaderamente le interesara a Carreras López proteger la Sierra, habría acelerado las siguientes etapas y hoy ya habrían estado protegidas más extensiones, si no es que todo ese sistema ecológico.

Pero Carreras López cambió convenientemente la ruta: se sacó de la manga pedir a López Obrador una declaratoria federal y con eso mandó el proceso de protección de la Sierra a desechar lo avanzado y comenzar desde el principio. Al menos así lo pactó en el acuerdo firmado el pasado 20 de agosto con la comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Otro dato que oculta es que él mismo inició trámites para afectar con daños irreversibles más de 490 hectáreas de la Sierra de San Miguelito con un proyecto carretero que, al no ser la alternativa más lógica para resolver el tránsito a la zona industrial, es clara su intención de favorecer a los desarrolladores inmobiliarios.

Aunque menciona el incendio que afectó más de 11 mil hectáreas de la Sierra de San Miguelito, no da a conocer que haya realizado alguna gestión para que se declare la veda forestal  que protegería a la Sierra de cualquier posible cambio de uso de suelo. Otra señal inequívoca de que no le interesa protegerla.

Al lavarse las manos con la petición al presidente, Carreras López evade su responsabilidad ecológica para con los potosinos, logra ganar tiempo a favor de los desarrolladores inmobiliarios y asume un falso disfraz de ecologista incapaz de responder una petición ciudadana que recibió desde el 25 de julio para que detenga la gestión que inició para afectar más de 490 hectáreas de la Sierra.

En un balance de sus actos, es claro que –por lo que menciona en el informe cualitativo contrastado con los hechos que oculta– Carreras López podría ser declarado abiertamente enemigo de la Sierra de San Miguelito y, con ello, del futuro de la ciudad.


Referencias que aparecen en el Informe Cualitativo a la Sierra de San Miguelito y la imagen del supuesto polígono propuesto para su protección que da a conocer en ese mismo documento (página 159):

Para proteger el patrimonio verde del Estado se concretó la declaratoria estatal del Área Natural Protegida de la Sierra de San Miguelito en una extensión de más de 12 mil hectáreas, y con el apoyo del Gobierno de México gestionamos la declaratoria de carácter federal para ampliar la superficie preservada. (página 151)

Se decretó la creación del Área Natural Protegida Sierra de San Miguelito y se trabaja en la declaratoria de una nueva área en la zona Media. Este año, el Gobierno del Estado sumaría 13 mil 800 hectáreas bajo protección. (página 152)

A diez años de la última declaratoria de un Área Natural Protegida Estatal, el 20 de septiembre de 2018 este Gobierno estableció la protección de poco más de 12 mil hectáreas de porción boscosa del más importante pulmón para la ciudad de San Luis Potosí mediante la publicación del decreto de creación de la Reserva Estatal Sierra de San Miguelito.

Su protección garantiza la fuente de servicios ambientales como la recarga de los mantos acuíferos, la captura de dióxido de carbono y la regulación de la temperatura para la zona metropolitana de San Luis Potosí.

Esta declaratoria representa también la preservación del hábitat de especies silvestres, entre las que sobresalen el águila real (Aquila chrysaetos), la cascabel cola negra (Crotalus molossus) o el lagarto cornudo (Phrynosoma orbiculare), así como la conservación de plantas endémicas como el maguey de parras (agave parrasana), la biznaga gigante (Echinocactus platyacanthus) y el sotol o cucharilla (Dasylirion acrotiche); algunas de ellas catalogadas y definidas con categoría de riesgo.

Algunas de estas especies quedaron registradas en fotografía o video mediante el programa de monitoreo de flora y fauna de la Sierra de San Miguelito que se realiza en coordinación con B Wild México. Este proyecto permitirá conocer y difundir la gran biodiversidad que sustenta la tercera Área Natural Protegida más grande del Estado.

En mayo de 2019 el Presidente de México expresó la voluntad para sumarse y apoyar la estrategia estatal para la protección de la Sierra de San Miguelito, por lo que desde esa fecha se realizan acciones conjuntas con autoridades ambientales federales para preservar la superficie prioritaria, como la firma de los convenios con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la UNAM para la elaboración de un nuevo estudio previo justificativo para determinar la superficie de conservación y amortiguamiento susceptible de conservación, y la firma de uno más con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales para la elaboración del Ordenamiento Ecológico de la zona Centro, el cual será el instrumento rector del crecimiento urbano que priorice la conservación de las áreas naturales protegidas y de zonas de recarga de mantos acuíferos y de importancia biológica.

Durante el primer semestre del 2019 la Entidad vivió uno de los episodios de incendios más complejos de los últimos sesenta años, en el que se afectaron más de 11 mil hectáreas de cobertura forestal en la parte sur de la Sierra de San Miguelito, correspondiente a un polígono aún no decretado como ANP.

Durante la contingencia de treinta días, se sumaron a los operativos de control, combate y liquidación del fuego brigadas de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Policía Estatal y sociedad civil. Una vez concluidos los incendios, en conjunto con la UASLP, el IPICYT y la CONAFOR se implementó un programa de restauración para la repoblación de las especies de flora y fauna afectada. (páginas 158 y 159)

En reconocimiento a ejidos y propietarios que otorgaron su aceptación para incorporarse al Área Natural Protegida Reserva Estatal Sierra de San Miguelito, se entregaron equipos básicos de reforestación y vigilancia. (página 161)

A+