22

España, (19 de abril de 2015).- Raras veces se ha visto a Carlo Ancelotti tan preocupado como anoche en la sala de prensa del Bernabéu. El Madrid había derrotado al Málaga (3-1) y cumplido con su objetivo de ganar todos los partidos de aquí a final de temporada -“para obligar al Barça a hacer lo mismo”, según dijo el técnico-, pero en las camillas de los vestuarios estaban tendidos Luka Modric y Gareth Bale. Ambos abandonaron el estadio con muletas.

El croata con un esguince en el ligamento externo de la rodilla –las pruebas a las que ha sometido esta mañana han confirmado el diagnóstico de anoche y estará de baja entre 5 y 6 semanas- y el galés con un pinchazo en el gemelo. Falta por confirmar si es rotura o algo más leve. Ninguno de los dos, en todo caso, llegará al derbi del miércoles. Tampoco Marcelo, baja por sanción. Karim Benzema es duda por unas molestias en la rodilla. “Creo que va a estar para el miércoles, tenemos cuatro días más para intentar recuperarlo”, aseguró anoche Ancelotti.

El técnico italiano se juega la temporada sin tres de sus piezas clave; cuatro en el caso de que el delantero francés no se recupere a tiempo. “Con Modric todo es más fácil. Empieza a ser verdaderamente importante para nosotros”, confesaba Ancelotti el pasado viernes en una entrevista en Es Radio. El croata, que regresó hace un mes después de estar fuera cuatro por otra lesión, le ha cambiado la cara al equipo. El Madrid volvió a despegar con él.

No hay un centrocampista de ese corte en la plantilla. Modric sabe dar pausa al juego cuando este lo requiere, sabe hacer circular rápido el balón, distribuye el juego sin descuidar el orden defensivo y táctico. Nunca se arruga y siempre pide la pelota. Es el jugador más completo de Ancelotti. Su baja coincidió con los peores meses del equipo (se perdió 25 partidos). Las alternativas que tiene el técnico para sustituirle el miércoles en la vuelta de los cuartos de Champions contra el Atlético (0-0 en la ida) dependen del sistema que decida emplear.

En un 4-3-3 podría optar por una medular formada por James, Kroos e Isco. La ha usado 7 veces esta temporada (Eibar, Málaga, Valencia, Espanyol en la primera vuelta, Basilea, Atlético en la vuelta de Copa y contra el San Lorenzo en la final del Mundial de Clubes). Para el tridente de arriba –dando por hecho que Benzema sea titular- puede elegir entre Chicharito y Jesé. Al mexicano se le ve mucho más dinámico que el canterano que, con la lesión del cruzado, ha perdido velocidad y habilidad en el uno contra uno. Chicharito (que fue uno de los descartes en el derbi de ida en el Calderón la semana pasada) ha jugado 933 minutos y Jesé 469.

Pepe y Khedira en un entrenamiento de esta semana en Valdebebas / JAVIER LIZÓN (EFE)

Si Ancelotti opta por el 4-4-2, Cristiano y Benzema ocuparían el frente de ataque y en la línea de cuatro, para acompañar a James, Kroos e Isco hay tres alternativas: Illarramendi, Khedira y Lucas Silva. De los tres, el que le da más seguridad al técnico italiano es el alemán. En la final de Lisboa le alineó en el once después de seis meses de baja por la rotura del cruzado. Aprovechó el mes de mayo para su puesta a punto y le dio entrada con 117 minutos en las piernas. Un Khedira a menos de medio gas le daba más garantías que Illarramendi.

El alemán se marchará libre a final de temporada y se ha quedado fuera en 6 de las últimas 7 convocatorias. Pese a ello, Ancelotti dejó claro el viernes que cuenta con Khedira. “No voy a mirar la fecha en la que terminan los contratos de los jugadores a la hora de hacer las alineaciones, pongo a los que vea más preparados para el partido”, dijo. Illarra ha tenido algo más de continuidad, como suplente, que el alemán. Suma 1.408 minutos por los 628 de su compañero.

Khedira ha jugado en una línea de tres (junto a Kroos y James) contra el Córdoba y también en una línea de cuatro (junto a Kroos, James e Isco) contra el Sevilla. En el 4-0 del Calderón jugó junto a Kroos e Isco (Ancelotti le cambió en el descanso) y también en la vuelta de octavos contra el Schalke.

Asier Illarramendi le disputa el balón a Berjon del Eibar / JAVIER SORIANO (AFP)

Illarra ha formado medular con Kroos e Isco cinco veces esta temporada (contra el Elche, el Almería en la primera vuelta, contra el Cruz Azul en el Mundialito, contra el Deportivo y el Athletic) también ha jugado con Kroos y James (contra el Celta) y junto a James, Kroos e Isco en una línea de cuatro contra la Real Sociedad en la segunda vuelta.

Lucas Silva, que llegó en enero en plena pretemporada, ha ido desapareciendo poco a poco de las alineaciones del técnico italiano. Fue titular en tres partidos seguidos en febrero pero no juega un partido completo desde el 15 de marzo. En tres ocasiones ha compartido medular con Kroos e Isco (ida de octavos contra el Schalke, Elche y Villarreal)

Existiría una cuarta opción para sustituir a Modric: la de colocar a Pepe de mediocentro como hizo en su día José Mourinho. Pero, desde aquél clásico en el Camp Nou en el que Ancelotti se inventó (con pésimos resultados) a Sergio Ramos de mediocentro, no ha vuelto a hacer experimentos.

Fuente: El País

Leave a Reply