Astrolabio

giphy-7

 

Ciudad de México (19 de febrero de 2016).- El Chevrolet Camaro de sexta generación, llamado Camaro Six, sufrió una renovación tan profunda que lo único que comparte con su predecesor es el emblema del corbatín, así como el de las letras SS.

La plataforma es derivada del ATS, aunque es un desarrollo 70 por ciento exclusivo para el Camaro; es 28 por ciento más rígido al tiempo que reduce el peso en 90 kilos con respecto a la quinta generación.

La suspensión independiente en ambos ejes cuenta con la tecnología Magnetic Ride, por lo que se adapta en tiempo real al camino. Adicionalmente, el sistema de frenos está firmado por Brembo.

En materia de seguridad, cuenta con ocho bolsas de aire, ABS, ESP, cámara de visión trasera, monitor de punto ciego con asistente de abandono de carril, alerta de tráfico cruzado y Onstar.

El interior luce increíble: los materiales y calidad de ensamble son excelentes y tiene detalles que le confieren una atmósfera de tecnología de punta e innovación. La pantalla táctil cuenta con sistema de Info-entretenimiento Chevrolet MyLink de última generación, compatible con Apple Carplay y Android Auto.

En el cluster de instrumentos presume una gran pantalla multifunción a color, flanqueada por el cuenta revoluciones y velocímetro —ambos analógicos—. Encontramos también otros elementos interesantes, como el Head Up Display, así como asientos y volante con calefacción.

Bajo el cofre encontramos el más confiable y versátil de los bloques de ocho cilindros que ha dado Estados Unidos: el Small Block de 6.2 litros, que en esta aplicación entrega 455 hp y se enlaza a una caja automática de ocho velocidades o a una manual de seis.

Es más ágil y brioso de lo esperado, sobre todo cuando la referencia es el Camaro SS automático anterior, cuyo desempeño no se sentía como de 400 hp; ahora acelera con contundencia y es muy ágil.

Esta nueva generación representa todo un triunfo. Ford elevó bastante el listón con su nuevo Mustang, pero Chevrolet logró colocar su muscle car por encima.

El desempeño es intachable, el interior es espectacular y moderno. Por si fuera poco, ofrece cosas como la suspensión magnética y menos peso de la caja de cambios; mejoras respecto a su archirrival.

Es cierto que llegar un año después a la fiesta otorga ventajas, pero Chevrolet las supo aprovechar y, por ahora, el Camaro es el nuevo rival a vencer.

Fuente: La Razón.

Leave a Reply

A+