Angélica Campillo

El secretario general del Gobierno, Alejandro Leal Tovías, dijo respetar la decisión del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de no portar cubrebocas durante su visita a San Luis Potosí, a pesar de que la entidad estaba a punto de cambiar a semáforo rojo por COVID-19.

En declaraciones anteriores, el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras López, mencionó que la visita de Andrés Manuel López Obrador a San Luis Potosí se ajustaría al semáforo rojo, aún cuando se encontraba en naranja, no obstante a los dos eventos a los que acudió antes de saber que era positivo a COVID-19, el mandatario federal no utilizó cubrebocas, por lo que, al ser cuestionado al respecto, Leal Tovías únicamente se limitó a señalar que “el presidente siempre ha tenido una actitud respecto al uso del cubrebocas y nosotros la respetamos”. Sin embargo, dijo desconocer si algún funcionario de la administración estatal le solicitó explícitamente que lo utilizara.

En otro tema, comentó que el gobernador sigue trabajando desde su domicilio, de manera virtual, esperando a que pasen los días por si llegara a presentar algún síntoma de COVID-19.

Asimismo, refirió que el titular la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, Jaime Pineda Arteaga, continúa aislado en su domicilio con síntomas “normales” de COVID-19, pero estable “y va bastante bien”. Agregó que después de 14 días se le practicará otra prueba para determinar si ya no es portador del virus, y así poder reincorporarse a sus labores.

Por último, mencionó que, debido al cambio a rojo del semáforo epidemiológico por COVID-19, las mesas de paz y seguridad que se estaban llevando a cabo diariamente en el C4 se cambiaron al Centro de Convenciones, donde es posible mantener una distancia de hasta tres o cuatro metros entre cada funcionario e incluso la asistencia se ha ido disminuyendo, pues anteriormente acudían hasta 20 personas a estas reuniones y ahora sólo 10.