Por Victoriano Martínez

Para el alcalde Xavier Nava Palacios este inicio de semana resultó de contraste en su afán protagónico: por un lado el analista Sergio Aguayo lo señaló como parte de los “liderazgos alternativos que se están construyendo”, en tanto que Consulta Mitofsky lo ubicó en el lugar número 75 de un ranking de evaluación de 100 alcalde del país.

Aguayo mencionó a Nava Palacios en el programa de Carmen Aristegui del lunes como un alcalde que actuó con oportunidad en la toma de medidas contra la pandemia del coronavirus Covid-19.

Efectivamente, Nava Palacios anunció una serie de programas de apoyo a distintos sectores con un presupuesto de 100 millones de pesos. Hasta ahí, la reacción esperada de una autoridad. Pero fiel a los cánones de los políticos que trabajan con la mirada puesta en la próxima elección, Nava Palacios incurre en excesos que violan el octavo párrafo del artículo 134 constitucional.

La aparición de servidores públicos como el alcalde en spots de radio y televisión sólo tiene una excepción en la ley: la autorización legal para violar la constitución siete días antes y cinco días después de los informes. El Consejo Estatal Electoral acordó solicitar que se sancionara al ex alcalde Ricardo Gallardo Juárez precisamente por violar ese periodo de promoción.

El bombardeo de spots en radio y televisión en el que aparece el alcalde con un extracto de su discurso durante la presentación de los programas emergentes, que cierra con un mensaje a los potosinos –“no están solos”–, representa un exceso que demerita el valor de las medidas tomadas, ya que nada aporta a su aplicación y sólo reditúa como la prohibida promoción de imagen.

El reparto de despensas casa por casa es una buena medida, pero ¿qué necesidad hay de que el alcalde lo haga directamente? Y si es necesario que lo haga él, ¿qué necesidad hay de que la oficina de comunicación social distribuya imágenes del alcalde mientras entrega esos apoyos?

Como actitud política en medio de la pandemia esas acciones no resultan muy diferentes de las de tantos otros políticos que reparten naranjas, limones, gel antibacterial, alcohol, cubrebocas y hasta despensas también; además de quienes anuncian la donación de un mes de su sueldo para los más vulnerables.

Dos excesos ante los que pueden justificarse, pero que indudablemente tienen el objetivo de mejorar la imagen del alcalde entre los habitantes de la ciudad, por lo que a los estrategas de tales violaciones a la Constitución seguro les preocupa el resultado dado a conocer por Consulta Mitofsky en el que Nava Palacios aparece en el lugar 75 entre 100 alcaldes evaluados.

En esa encuesta, Nava Palacios aparece con una aprobación del 29.1 por ciento y un rechazo del 68.6 por ciento. El 2.3 por ciento no supo o no contestó.

Desde el pasado mes de julio, Astrolabio Diario Digital publica mes a mes los resultados de un estudio de opinión en la modalidad de tracking que realiza la empresa Vektor para el Corporativo MAZ, que también se difunde en la plataforma de Antena San Luis.

En ese estudio se incluye la pregunta ¿Pensando en una escala de 0 al 10, donde 0 es pésimo y 10 excelente, que calificación le daría a Xavier Nava durante su administración?

La primera calificación que obtuvo el alcalde en julio fue de 4.5. La más alta fue en septiembre con un 4.58 y la más baja en diciembre con un 3.9. El mes pasado resultó con una calificación de 4.01. La diferencia no es mucha, pero puede considerarse que en los nueve muestreos presentados, la tendencia es a la baja. El tercer lunes de abril, Vektor dará a conocer la más reciente calificación.

Una lamentable percepción ciudadana –que aunque sea según esas dos empresas encuestadoras– muestra la inútil e injustificada violación al octavo párrafo del artículo 134 constitucional y el derroche innecesario de un excesivo presupuesto para aparecer en medios de comunicación: 52 millones 307 mil 810 pesos en el arranque del presupuesto.

No hay que olvidar que en 2019 duplicaron el presupuesto de ese rubro en la primera adecuación presupuestal que hicieron en el primer trimestre.