30th-Fast-Furious

Los Ángeles, Estados Unidos (10 de abril).- El filme póstumo del actor Paul Walker recaudó nada menos que $147 millones de dólares en sus tres primeros días de exhibición, convirtiéndose en el noveno estreno más exitoso de todos los tiempos en la taquilla estadounidense. Una cifra que ni los más optimistas predijeron para el filme.

Muchos espectadores se acercaron a su cine para ver por última vez en la pantalla grande al actor que falleció en noviembre de 2013 en un accidente automovilístico en California; sin embargo, existe un factor demográfico detrás del éxito: los hispanos.

Según información recopilada, el 37% de los espectadores era de origen latino, contra un 25% de blancos no hispanos y un 24% de afroestadounidenses. Esto origina que ciertos estudios señalen que las películas y series con un reparto más diverso, generan más éxito entre los espectadores, asegura Roberto Orci, miembro del Consejo Directivo de la Asociación de Agencias de Publicidad Hispanas de EE.UU.

“Su reparto es muy diverso, con actores y actrices latinos, como Michelle Rodríguez; otro elemento es que las películas de acción de este estilo gustan mucho en el mercado latino. Por un lado por lo joven del mercado y porque en este tipo de películas no necesitas el inglés, es fácil seguir la trama”.

Según Orci, el hecho de que haya autos como parte central de la trama también explica su éxito entre los hispanos, además de que el rol de las actrices en el filme son parte de la historia; son tan duras como los hombres.

Fuente: BBC Mundo.