La joven que intentó quitarse la vida arrojándose desde lo alto de una iglesia, padecía un cuadro de psicosis, indicó el encargado del Despacho de la Dirección General de Servicio Estatal de Salud Mental en Sonora, José Luis Garibaldi Zamora.

La menor sufría “bullying” en su anterior escuela en Hermosillo, de donde es originaria.

“Ella decía que la seguían cuatro locos, nunca pedimos ayuda. El martes le dije: ¿ya te vas?, ¡que te vaya bien!, sí, me dijo, pero ella siempre decía que no quería vivir y menos con su amá, y yo le decía: ¡Si no estás con ella, estás con nosotros!, dijo también que porque su papá se había ido” dijo a El Imparcial la abuela de la menor.

El especialista en medicina psiquiátrica, detalló que de momento no se han realizado exámenes psicológicos a la joven identificada como Yazmín N, de 16 años, debido a actualmente la atención médica se está centrando en su salud física y luego se continuará con el tratamiento mental.

La dramática escena fue grabada por decenas de testigos que inmediatamente subieron vídeos en redes sociales y se viralizaron.

Actualmente el estado de salud de Yazmín es reportado como delicado pero estable, presenta fracturas en la pelvis, fémur y el peroné. Saltó de más de 15 metros de altura.

 

“La niña habla sola. No está bien” abuela 

Según El Imparcial, desde hace por lo menos 6 meses “María” y su esposo detectaron algunas anomalías en su nieta, y aunque fue al médico y estuvo bajo tratamiento, la cura fue momentánea, ya que después regresaron los fantasmas con los que hablaba en las noches sin dormir. Su abuela la describe como una chica solitaria, callada y deprimida y no era la primera vez que pensaba en morir.

 

El sacerdote Antonio Robles dijo desconocer cómo hizo la joven Jazmín “N” para introducirse a la escalera de acceso a una de las torres de la Catedral Sagrado Corazón de Jesús, desde donde se arrojó ante decenas de personas que la observaban.

También comentó que intentó persuadirla pero fue en vano, y que la menor insistía en que la seguían; en ocasiones lloraba y en otras reía.

Jazmín, de 16 años de edad tiene seis meses viviendo en un poblado en la comisaría de Tesia en Navojoa con su abuelo.
El comandante de Bomberos, Juan Manuel Ramírez, comentó que la menor estaba alterada y sólo repetía “déjenme en paz, déjenme en paz”.

El rescatista dijo que cuando intentaban acercarse a ella, amenazaba con lanzarse, lo cual hizo luego de una hora de negociación.

El Debate

Leave a Reply