Foto tomada de internet

Antonio González Vázquez

Los estados de San Luis Potosí y Zacatecas que recién firmaron un convenio para reforzar la seguridad en sus zonas limítrofes, al cierre del tercer trimestre del año acumularon en conjunto mil 275 ejecutados.

Ayer, se dio a conocer la firma de ese convenio por parte de los mandatarios Juan Manuel Carreras López y Alejandro Tello Cristerna. La información institucional del gobierno potosino no ofreció ningún dato sobre la incidencia delictiva que motivó suscribir ese convenio.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran que entre ambas entidades, de enero a septiembre sumaron mil 464 homicidios. De éstos, mil 275 fueron dolosos, relacionados con la delincuencia organizada.

El panorama de inseguridad es similar en ambos estados gobernados por el PRI: de enero a septiembre, San Luis Potosí, 813 homicidios, de estos, 536 ejecutados, mientras que Zacatecas tuvo 851 homicidios y de ellos, 739 ejecutados.

Los estados firmantes del convenio presentan número similares en el total de homicidios, aunque en el caso de las ejecuciones, Zacatecas está peor que San Luis Potosí.

Durante el mes de septiembre, Zacatecas tuvo 90 ejecutados y San Luis Potosí, 61.

El comunicado mediante el cual la administración de Carreras López difundió la firma del convenio celebrada en Zacatecas, no hace mención del caso de los trece ejecutados de hace dos semanas, cuyos cuerpos fueron localizados entre los municipios de Villa de Ramos, San Luis Potosí y Villa de Cos, Zacatecas.

Tampoco se hizo mención del hecho de que en la zona limítrofe de los dos estados se han encontrado 36 cuerpos en lo que va del año.

“El objetivo (del convenio) de controlar y disminuir índices delictivos, a favor de la paz y tranquilidad de las y los habitantes de los municipios de esta región”.

Se pretende, “fortalecer la presencia de corporaciones de seguridad en los más de 660 kilómetros de colindancia entre ambos estados”.

“Con este convenio buscamos regresar la paz en esta región colindante, ante el arribo de grupos delincuenciales que se encuentran en pugna por el control del territorio y donde el ajuste de cuentas está a la orden del día”, dijo el gobernador de Zacatecas.