Antonio González Vázquez

De 11 semáforos por igual número de delitos del fuero común, abril marcó cuatro luces rojas de alerta; en marzo habían salido ocho focos rojos, reportó Semáforo Delictivo.

En abril hubo focos rojos en homicidios dolosos, con 40; narcomenudeo, con 135; violación, con 50, y violencia, con 586 denuncias.

Para abril dejaron el rojo para bajar a ámbar el secuestro, extorsión, robo a vehículo, robo a negocio y feminicidio; en verde, salieron robo a casa y lesiones.

El delito con más denuncias presentadas el mes pasado fue la violencia familiar, con 586 casos; en marzo habían sido 703.

Para el caso del delito doloso, que es el relacionado con la delincuencia organizada, en abril fueron 40 y en marzo habían sido 43.

En esos dos tipos delictivos, la zona metropolitana es la que reúne el mayor número de casos en la entidad. Entre la capital y Soledad de Graciano Sánchez sumaron 23 ejecutados, así como 365 casos por violencia familiar.

Durante los meses de enero, febrero y marzo, San Luis Potosí había mantenido ocho de 11 focos rojos; para abril el escenario dio un vuelco, no relacionado con la disminución de la incidencia delictiva sino por las limitaciones en la presentación de denuncias ante el Ministerio Público.

Desde el inicio de la contingencia sanitaria, la Fiscalía General del Estado redijo su capacidad operativa como medida preventiva y de protección a sus empleados y dio impulso a la presentación de denuncias por la vía electrónica.

Recientemente, el Fiscal General del Estado, Federico Garza Herrera, había estimado una disminución del 70 por ciento del flujo de personas a presentar denuncias ante el Ministerio Público, pues de 500 personas que diariamente acudían a esas instalaciones, la afluencia bajó a 150.