Astrolabio

En el sexenio fatal, riesgos por edades

En el sexenio fatal, riesgos por edades

Por Victoriano Martínez

No sólo las mujeres han normalizado la violencia en su contra, como declaró Erika Velázquez Gutiérrez, directora del Instituto de las Mujeres del Estado (IMES), sino que todo indica que la sociedad en general lo ha hecho al grado de no reaccionar al creciente número de homicidios, como si ya fuera algo que no asombra, mucho menos indigna.

En 50 meses que lleva Juan Manuel Carreras López al frente del gobierno estatal ya rebasó con mucho el número de homicidios en cualquiera de los tres sexenios anteriores, y aún le faltan 22 meses por contabilizar.

Una situación que, de acuerdo con las estadísticas que proporcionó la Fiscalía General del Estado como respuesta a la solicitud de información 01735919, vía la Plataforma Nacional de Transparencia, a quienes más pone en riesgo es a los jóvenes entre los 16 y los 35 años de edad.

De los 456 homicidios dolosos que reporta la Fiscalía entre enero y noviembre de este año, 238 (que representan el 52.2 por ciento) se cometieron en contra de personas entre esas edades. El rango de edad de mayor riesgo es de los 26 a los 30 años, por acercarse a que prácticamente uno de cada 5 homicidios se comente en contra de personas en esas edades.

El mismo rango de edad resulta con el más alto riesgo en los casos de feminicidios, aunque entre las mujeres la proporción es mayor: prácticamente dos de cada tres feminicidios se comenten en contra de mujeres entre 16 y 35 años de edad.

Las mujeres de 26 a 30 años son las que corren mayor peligro de ser víctimas de feminicidio, al representar el 27.27 por ciento de los casos.

De enero a noviembre han ocurrido 840 homicidios, de los cuales 456 han sido dolosos. Un dato que hace prever que en 2019 se superará el número de casos ocurridos en el año anterior para colocarse convertirse en el año más violento… pero las autoridades actúan como si no pasara nada.

Y lo peor. La sociedad parece ver normal que la situación empeore. Como si no existieran organizaciones sociales, civiles y/o empresariales que le exijan resultados a las autoridades.

A+