POR. ASTROLABIO

La dirección general de Prevención y Reinserción Social (DGPyRS) realizó la entrega de uniformes, equipo táctico y agentes químicos no letales a la primera generación de custodios acreditables de San Luis Potosí.

El evento estuvo presidido por el secretario de seguridad pública, Joel Melgar Arredondo y la directora general de prevención y reinserción social, Concepción Tovar Monreal.

En total fueron 70 uniformes, chalecos y  botas tácticas entregadas a los elementos acreditables, así como implementos tácticos, equipos anti shok y agentes químicos no letales, todo con una inversión de 707 mil pesos.

Joel Melgar Arredondo indicó que con este equipamiento se busca continuar con la dignificación de los custodios, así como también contar espacios de reclusión más seguros con un alto nivel de confiabilidad.

Exhortó a los elementos a que porten con orgullo sus nuevos uniformes y sigan trabajando por la seguridad del estado potosino, haciendo buen uso de los implementos que recibieron.
[print_gllr id=2599]

Por su parte, Concepción Tovar Monreal dijo que el equipamiento y profesionalización son fundamentales para logar el fin óptimo del sistema penitenciario, como lo es la reinserción social del ser humano privado de su libertad.

Los equipos tácticos servirán para el traslado de internos a hospitales y en operativos de movimientos inter penales o a otros centros de reclusión; el equipo anti shok se utilizará en caso de alguna alteración de orden dentro de los centros de reinserción.

Al finalizar la entrega, el grupo de custodios acreditables realizó el exhorto de la corporación: “Honor, Lealtad y Servicio”

También asistieron, el director del penal de La Pila, Raúl Platón del Cueto Morales; Víctor Manuel Castillo Ortega, director general de la Academia de Seguridad Pública del Estado; Jorge Gutiérrez Puga, delegado del CISEN; y personal de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

Luego del evento los funcionarios realizaron un recorrido sorpresa al interior del penal de La Pila con el objetivo de verificar los avances de las nuevas obras que se llevan a cabo, como la construcción de una barda perimetral entre los dormitorios 5 y 6, al igual que una torre de vigilancia, mismas que vendrán a reforzar la seguridad de ese centro de reinserción social.