Ciudad de México, (6 de Abril).- El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA, por sus siglas en inglés) adquirió el signo del punto (.) para integrarlo a su colección permanente.

En 2010, el MoMA sorprendió al mundo al adquirir el símbolo de la arroba (@) para integrarlo dentro de sus obras de arte. En esa ocasión el museo neoyorquino señaló que la posesión física de un objeto como un requerimiento para su adquisición ya no era necesaria y “los liberaba para reconocer las cosas que no pueden ser poseídas porque son muy grandes o bien porque están en el aire y pertenecen a todo el mundo y a nadie”, como el símbolo de la era de la Internet.

“Si la longevidad es un signo de buen diseño, simplemente el punto (.) es algo difícil de superar”, expuso Jason Persse, la editora en jefe de Mercadotecnia y Comunicaciones del MoMA.

El punto tiene más de dos milenios de decirle a la gente cuándo dejar de hablar y leer. “El (.) es literalmente un punto, basta con mirar a un lado y al otro. En cuanto a la utilidad, sólo tratar de imaginarse leyendo este texto sin un punto, a menos que usted sea un gran fan del escritor Marcel Proust, no sería muy divertido”, refiere la editora.

Al respecto, Paola Antonelli, curadora de Arquitectura y Diseño y directora del Departamento de Investigación y Desarrollo del MoMA, reaccionó a la adquisición de una manera entusiasta.

“¡Oh, ese pequeño gran punto de certeza, de finalidad, de suspenso! Tan rico en historia (…) Desde que decidimos incluir a la puntuación entre las categorías fundamentales de la colección del MoMA, he estado obsesionada con ese punto. Las comas van y vienen, pero el punto es para siempre”, expresó Antonelli.

¿QUÉ ES EL PUNTO?

En el siglo III antes de Cristo, el erudito griego Aristófanes de Bizancio desarrolló el punto, bisabuelo del “bajo punto,” para mostrar a los oradores dónde hacer una pausa para tomar aliento. Antes de la introducción de la baja de puntos, los oradores perdían con frecuencia la conciencia durante los discursos porque no sabían dónde parar.

Los autores de la Impresora Americana y Litografía (Moore Publishing Company, 1897) expresaron acerca del punto: “Constituye la base de la gramática, y es esencial para el habla inteligente. Representa una idea completa. Es el indicador de entre un punto final y un punto y aparte, excepto cuando una exclamación o signo de interrogación toma su lugar “.

En otras palabras: no hay un punto en los discursos que no son inteligentes.

¿POR QUÉ EL MoMA ADQUIRIÓ EL PUNTO?

De acuerdo con Jason Persse existen cuatro fuertes razones por las que el museo realiza una adquisición: servicios públicos, logro estético, evangelismo tipográfico y el presupuesto de recorte.

“Nosotros hemos cubierto con el punto lo indispensable, pero también es una maravilla estética, tan redondo, tan deliciosamente simple”, planteó Persse.

Como dice Michelle Millar Fisher, asistente curatorial en el Departamento de Arquitectura y Diseño, “el punto es el diamante del mundo de la puntuación, el brillante, preciosa joya eterna al final de cada frase no exclamativa, no interrogativa. Es casi un abuso usarlos con tal abandono, pero debemos”.

A decir del MoMA, esta adquisición demuestra una vez más que todos somos un montón de prescriptivistas [el que establece reglas para el uso de una lengua] gramaticales y nerds de la tipografía.

Mike Abbink, director creativo de alto nivel en el Departamento de Publicidad y Diseño Gráfico, opinó: “Yo estaba encantado de escuchar que adquirimos sólo el punto y no los dos espacios desagradables después de éste que se han vuelto tan comunes”.

El célebre museo neoyorquino dijo que la adquisición de una entidad intangible como el punto tiene un impacto real y positivo en los empleados. “Con el punto no hay necesidad de tratar con temperamentos artísticos, fincas o títulos de derechos y, lo mejor de todo, nuestro gasto neto llegó a aproximadamente cero dólares”, aseguró el MoMA.

Si el punto no le costó nada al MoMA, ¿qué significa para ellos esta adquisición? ¿son los dueños de esta piedra angular de la escritura romana? Por suerte, no. El MoMA explicó que más adelante detallará en un amplio comunicado lo que representa que el punto forme parte de las piezas del museo.

“En el futuro, el MoMA abarcará las muchas preguntas filosóficas relacionados con el diseño de provocación planteadas por esta adquisición, por ejemplo ¿después de haber adquirido el punto agregaremos los tres puntos suspensivos a la colección?”, refirió el MoMA.

Además añadió que el museo se encuentra estudiando la posibilidad de que el Departamento de Arquitectura y Diseño adquiera otras obras como el emoticono guiño, el número 42, el plano inclinado, el concepto de la arquitectura y el tipo de letra Comic Sans.

EL MoMA TAMBIÉN TIENE LA ARROBA

El 22 de marzo de 2010, el Departamento de Arquitectura y Diseño del MoMA elevó a categoría de arte el símbolo (@), utilizado en las direcciones de correos electrónicos y recientemente en las cuentas de Twitter.

La conservadora jefe de Arquitectura y Diseño del MoMA, Paola Antonelli explicó en esa ocasión que la adquisición llenaba de orgullo al museo y destacó el carácter conceptual de la nueva obra de arte.

Para incluir a la arroba entre sus obras, el MoMA adquirió lo que se conoce como “acta de diseño” del símbolo.

“El arte contemporáneo, la arquitectura y el diseño pueden tomar manifestaciones inesperadas, desde códigos digitales a direcciones de internet, así como series de instrucciones que sólo pueden ser transmitidas por el artista”, explicó la comisaria de la institución neoyorquina.

Explicó que la adquisición había sido “gratuita” porque la arroba era un símbolo público, también destacó que su valor era incalculable, cuyo uso se remonta a los siglos VI o VII.

Paola Antonelli destacó que la arroba está en cada una de las capas de la vida en todo el mundo. Detalló que su uso surgió “de la voluntad de escribir de un solo trazo la preposición latina “ad” y que sobrevivió entre los comerciantes venecianos del siglo XVI, que la utilizaban para referirse a una ánfora, [recipiente que funcionaba como unidad de peso]”.

El símbolo del @ fue utilizado en 1536 en una carta de un comerciante italiano.

El origen de este icono es un enigma, algunos expertos lo sitúan en el siglo XVI cuando era utilizado en textos comerciales venecianos para referirse, como en castellano, a una unidad de medida que equivale a 11.502 kilogramos (cifra varía según la región).

En tanto que para los alemanes la arroba representa a un mono, para los griegos a un pato y en inglés la arroba se denomina con la palabra at que significa en.

“Es muy interesante que la palabra en español para @ sea ‘arroba’, que curiosamente es también una unidad de medida”, dijo Antonelli, quien explicó que antiguamente el símbolo se conocía como “la ‘a’ comercial” cuando apareció en el teclado de la máquina de escribir American Underwood en 1885.

La experta del MoMA explicó que en 1967 el ingeniero Ray Tomlinson, creador del actual sistema de correo electrónico, la empleó en el primer mensaje que envió. Por este hecho, en 2009 recibió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica.

Fuente: SinEmbargo

 

Leave a Reply