Astrolabio

Leticia Vaca

La interrupción del embarazo debería ser legal en cualquier situación, “porque aquí el tema está en quién, entonces, es el que va a decidir cuándo sí se justifica y cuándo no, a quién le vamos a dar esa autoridad ética y moral para decidir”, sentenció Norma Saldívar Quijano, ponente de la conferencia “Antecedentes históricos del aborto: un enfoque social”.

Además, puntualizó que, pese a la postura de la Iglesia, el Estado no se debe subordinar o legislar a través de perspectivas morales de la religión, aunque aclaró que se debe garantizar la libertad creencias, es decir “si yo soy una mujer católica que decido no hacerlo, que decido no tomar esa decisión, el Estado lo debe de respetar, pero también debe considerar que hay otras muchas perspectivas que también tienen que ser abordadas”.

De no ser aprobada la despenalización del aborto, advirtió, el Estado no garantizaría que las mujeres tengan “una vida libre de violencia”: “Entiendo el poder político que tiene la Iglesia pero el Estado sí debe de garantizar este derecho”, remarcó.

Finalmente, señaló que no se tiene que quitar por completo el tipo penal, ya que “hay una fracción que nos habla cuando se provoca la muerte al producto cuando la madre no está dando su voluntad y creo que ese debe de prevalecer”.

Sin embargo, mencionó que cuando la mujer ha decidido abortar, es una cuestión de violencia el tener una pena o castigo en el caso de que se tome esa decisión.

A+