La madre del joven asesinado se desnudó y se cubrió de “sangre”, además de la bandera de México.

Carlos Rubio

Silvia Castillo, madre de Alan, joven víctima de homicidio en San Luis Potosí, se encuentra manifestándose afuera de las instalaciones de la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México, debido a que, según comentó a este medio, las autoridades le han hecho varias promesas que han incumplido. 

Según  relató Silvia, su hijo fue asesinado el 24 de marzo de 2019 por personas que dijeron ser sus amigos. Desde entonces ha buscado justicia en diversas instancias, sin embargo señaló que los victimarios son “gente de dinero”, razón por la cual no han sido llevados ante la ley. 

Desde aproximadamente la una de la tarde, Silvia llegó a la Secretaría de Gobernación donde ha gritado diversas consignas tanto en contra del Gobierno Federal como del Gobierno de San Luis Potosí. La madre de Alan decidió desnudarse y cubrió su cuerpo únicamente con la bandera de México, además de colocarse un líquido rojo para simbolizar sangre. 

En un video en poder de Astrolabio Diario Digital, Silvia comentó que las autoridades federales le prometieron pagarle un detective privado para que esclarezca los hechos relacionados con la muerte de su hijo, “es fundamental para que meta presos a esos, aquí me lo prometieron y no me lo cumplieron”.

En entrevista con Astrolabio, Silvia relevó que este día tenía una reunión en la Secretaría de Gobernación con personal de Derechos Humanos, no obstante no quisieron recibirla: “Yo me quedé de ver con el tal Eric, uno de Derechos Humanos de Gobernación y ahora vengo y me dice que no puede”. 

Por otra parte, también comentó que las autoridades Federales intentaron hacer que le mostrara su apoyo a Rosario Piedra, presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH): “ellos querían que yo la apoyara entregándole una bandera, y como yo no le quise entregar la pinche bandera, no me quieren apoyar”, relató.

Criticó a las autoridades por no tomarla en cuenta y llevarla hasta el punto de protestar desnuda en la calle. Además, agregó que a ella no le importa quién la apoye, incluso si es de partidos políticos, ya que lo único que busca es justicia. 

Cabe resaltar que Silvia fue una de las dos mujeres que tomaron las instalaciones de la CNDH desde hace más de dos semanas y que al día de hoy continúan tomadas por colectivos feministas. Ella, junto a Claudia Alemán, han sido las dos potosinas ignoradas por el Gobierno de San Luis Potosí y por la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV), que tuvieron que viajar hasta la Ciudad de México para hacer visibles sus casos.

Ellas dos coincidieron en un plantón realizado el año pasado en las instalaciones de la CEEAV, en el que, por más de un mes, se les impidió el acceso a los trabajadores. Esto fue realizado protesta por haber sido revictimizados y observar un estancamiento en sus casos. 

“Al no encontrar justicia en el estado corrupto de San Luis, vengo a buscar justicia al estado corrupto de México”, finalizó Silvia.