Desde el dia de su nacimiento este labrador retriever llamado Ricochet habia sido entrenado por su dueña Judy Fridono como guía, por desgracia, y quizá a casua de su instinto prefería cazar pájaros, por lo que Judy se vio obligada a detener indefinidamente el entrenamiento. Pero un día en la playa ocurrió algo que cambió radicalmente el destino no sólo del bello animal sino de muchas personas.

Ricochet, o sencillamente Ricky saltó a una tabla de surf junto a un chico con parálisis cuando tenía 15 meses. Desde entonces ese se ha convertido en su trabajo y vocación. Ricky es el primer y único perro surfista.

Gracias a Ricky, el sueo de muchas personas que antes no podían darse el lujo de “atrapar una ola” se hizo realidad. Ricky les permite sentir el equilibrio y olvidar sus impedimentos físicos.

Ricky es un un animal muy empatico y le gusta mucho hacerse amigo de quien se suba a su tabla. Puede incluso penetrar en el mundo interior de los niños con autismo que lo aceptan y recuerdan siempre como un buen amigo.

El hecho de practicar surfing y ayudar a las personas han hecho de Ricky toda una celebridad. Ahora también es la imagen de una asociación de caridad llamada Life Rolls On que le permite a personas con diferentes tipos de trauma acercarse al mundo del surfing como tratamiento para sus dolencias.

Estos dos jóvenes necesitaban un trasplante de corazón- Ricky no sólo les ayudo a ponerse de pie en la tabla de surf, sino que con ayuda de la fundación fue posible recolectar los fondos suficientes para poder realizar la operación.

Ricky también ayuda a los soldados retirados a dejar de lado el estrés post-traumático luego de la guerra y la pérdida de compañeros y seres queridos. Aquí vemos a Ian, un chico que iba siempre a surfear con su padre pero que luego de sufrir un accidente con sus padres empezó a temerle al agua. Con la ayuda de Ricky el pequeo pudo volver a levantarse más allá de sus problemas, y sobre la tabla.

De cierta manera, Ricky es como un espejo que le ayuda a las personas a ver en su interior y superar las emociones negativas. Luego de tener contacto con Ricochet, los niños con problemas de comportamiento se vuelven más tranquilos y equilibrados.

Podria decirse que Ricochet es un perro héroe, y de cierta forma un perro que cura. Es un animal que ayuda a las personas a seguir adelante y dejar a un lado algunos de los obstáculos mas difíciles.

Genial Gurú

Leave a Reply