Astrolabio

laura-zuniga

 

Ciudad de México (10 de marzo de 2016).- Una ex reina de belleza mexicana pidió a Google y a los medios de comunicación que desvinculen sus fotos del nombre de Emma Coronel, esposa del encarcelado narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán.

La imagen de Laura Zúñiga, Miss Sinaloa 2008, aparece en el buscador de Internet asociada a Coronel y ha sido reproducida en varios medios como si se tratara de la misma persona.

“Tengo la noción de que ella fue una reina de belleza, de no sé qué cosa, y lo asociaron”, dijo Zúñiga, de 31 años, a Radio Fórmula.

“Como yo también era reina de belleza, quiero pensar que fue por ahí, pero desgraciadamente, utilizaron la primera foto que se les ocurrió, que fue la mía, y de ahí empezó a salir por todos lados”, lamentó.

Coronel, de 26 años, fue ganadora hace nueve años de un concurso de belleza en su pueblo de Sinaloa, donde fue coronada Reina de la Gran Feria del Café y la Guayaba.

Zúñiga pidió a Google, a través de la radio, que la desvincularan de Coronel, que ha estado muy presente en los medios en las últimas semanas a raíz de la recaptura de El Chapo, el 8 de enero, después de seis meses prófugo.

La modelo dijo que el uso de su imagen como si se tratara de Coronel lleva ya varios años, pero que recientemente volvió a aparecer en la prensa, lo que afecta su vida personal y laboral.

“En Internet pones el nombre de ella y aparece en su mayoría mi foto”, indicó. “Es una molestia, realmente”.

No es la primera vez que Zúñiga tiene problemas relacionados con el narcotráfico.

En vísperas de la Navidad de 2008 fue arrestada cuando iba con su novio y siete presuntos miembros del cártel de Juárez en una camioneta en la que las autoridades hallaron armas de uso exclusivo del Ejército y 45 mil dólares.

Sin embargo, un mes después ella fue liberada sin cargos. Aun así perdió la corona de Reina Hispanoamericana en medio del escándalo. La historia de Zúñiga inspiró la película Miss Bala, de Gerardo Naranjo, que se presentó en el Festival de Cannes en 2011.

Fuente: La Jornada.

Leave a Reply

A+