Astrolabio

Angélica Campillo

El Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores del Gobierno del Estado (SITTGE) exigió la destitución del director de Seguridad Pública del Estado, José Luis Urban Ocampo, debido a las agresiones de las que fueron víctimas tres de sus agremiados el pasado 5 de abril durante una manifestación pacífica.

De acuerdo con Francisca Reséndiz Lara, secretaria de Tesorería del SITTGE, el pasado martes llevaban a cabo una marcha pacífica, en la que pretendían llegar frente a la Casa de Gobierno para exponer sus inconformidades una vez más.

Sin embargo, antes de llegar a su destino, fueron agredidos por policías estatales comandados por Urban Ocampo.

Según lo mencionado por Reséndiz Lara, Urban “no es digno de confianza” del Gobierno de Ricardo Gallardo Cardona, puesto que él se ha pronunciado a favor de la defensa de la ciudadanía y lo que hizo el director de Seguridad Pública fue todo lo contrario: violentar a los trabajadores.

“Le pedimos al teniente que renuncie a ese puesto que no es digno de su investidura, y sobre todo a la militancia que ha tenido en el aspeco militar, por dignindad lo debe de hacer”, argumentó Reséndiz Lara.

El sindicato también exigió a la Fiscalía General del Estado (FGE) que investigue y se llegue hasta el fondo de la agresión de la que fueron víctimas, sin ningún compromiso de autoridades superiores, ya que como autoridad cuenta con todas las pruebas de lo que ocurrió con los integrantes del SITTGE, “porque fue una violación a los derechos de los trabajadores”.

Francisca Reséndiz aseguró que los manifestantes no agredieron al teniente Urban Ocampo como él lo refiere, sino que en el forcejeo y al quitarle el teléfono a uno de los integrantes del SITTGE, él solo se lesionó la mano.

Asimismo, el SITTGE acusó al Gobierno del Estado de una campaña de desprestigio en su contra que ha lanzado a través de sus medios afines, por lo que pidió el cese de la misma.

A+