Astrolabio

Carlos Rubio

La mañana de este viernes se llevó a cabo una marcha en la que familiares y amigos de Xiomara Guadalupe exigieron que se esclarezca el caso de la joven de 26 años, quien falleció la madrugada del pasado viernes 27 de diciembre al caer del tercer nivel del Distribuidor Juárez mientras viajaba como copiloto abordo de una motocicleta.

Los familiares se encuentran inconformes con la investigación por una serie de inconsistencias en el caso con respecto a la declaración del conductor del vehículo, Luis Ángel Batres Santillán, quien también era pareja sentimental de Xiomara, y el lugar donde ocurrieron los hechos.

Martha García, familiar de Xiomara declaró que “la marcha es para exigir pronta respuesta, que le den seguimiento (…) que no se quede en carpetazo”.

Alrededor de 60 personas marcharon desde el jardín de Tequis hacia la Plaza de Armas, mientras gritaban: “Justicia, justicia, justicia para Xio”. Cargaban cruces rosas que tenían escrito el hashtag JusticiaPorXio; también llevaban puestas playeras blancas con una fotografía de la joven al frente.

Avanzaron por la avenida Venustiano Carranza y, una vez en Plaza de Armas, dieron una vuelta alrededor, quedándose de pie y levantando sus cruces frente al Palacio de Gobierno, el Congreso del Estado y el Palacio Municipal.

Juan Francisco González, hermano de Xiomara, comentó que están en busca de una explicación concisa acerca de qué pasó esa madrugada, y si la conclusión fuera un accidente, la aceptarían.

Reveló que ya existían antecedentes de violencia familiar y violencia física ejercida de Luis Ángel hacia Xiomara. De igual forma comentó que las autoridades les han estado “poniendo el pie”, ya que “nos han querido esconder alguna información, no se nos han querido dar los papeles que le corresponden a la familia”.

Entre los documentos que exigen a las autoridades, se encuentran los resultados de la necropsia y el examen toxicológico, además de las pertenencias de su hermana.

Para su hermano, “nada cuadra” entre la declaración del imputado y la escena que él presenció cuando llegó al lugar de los hechos.

“Cuando yo recibo la llamada, él me comenta que los venían siguiendo y que él tenía la pierna colgando, cosa que no es cierto, que los habían empujado con un vehículo y realmente no pasó eso, la moto estaba intacta”, narró.

Julio Ceballos, ex director de la Policía Estatal e investigador forense, quien se encuentra interviniendo directamente en el caso, refirió que hay una inconsistencia muy fuerte en la declaración del involucrado, ya que menciona “que al bajar del distribuidor y llegar a avenida Universidad, no se dio cuenta que no traía a Xiomara en la motocicleta”.

Según el investigador, el vehículo no presentaba daño de colisión con la barda de contención, como se había declarado, pero sí tenía un líquido rojizo sobre el asiento, del cual hasta el momento se desconoce su procedencia. Además, la posición de la víctima en el piso no corresponde a la velocidad y ángulo de giro con la que debió caer, de haber sucedido un choque.

Xiomara mantenía una relación de 10 años con el señalado y tuvo dos hijos, de 10 y cuatro años, respectivamente, quienes ahora, según el hermano de Xiomara, temen quedar a cargo de su padre.

A+