news_thumb_62110_630

Tijuana, (21 de marzo).- Los deportes de contacto siempre tienen un riesgo, lamentablemente, duele más cuando no te lo esperas. Tijuana y el mundo de la lucha libre se encuentra de luto por el fallecimiento de Pedro Aguayo Ramírez, mejor conocido como el Hijo del Perro Aguayo tras su pelea en la ciudad de Tijuana en la noche del 20 de marzo.

Era una noche de rutina, una pelea más, especial, pero casi amistosa para darle la bienvenida a Rey Mysterio a México, del cual cabe resaltar la honorabilidad de Aguayo Ramírez que a pesar de la rivalidad, siempre lo ha

considerado como uno de los grandes referentes, así lo explicaba en su última entrevista en vida para este medio.

Estaba dispuesto a hacer vibrar a Tijuana como ya es tradición, una ciudad que lo cobijó siempre, y así salió al ring siempre dando el máximo, pero el destino caprichoso decidió que dijera adiós a la vida haciendo lo que más le gusta y por el que se convierte hoy en una leyenda, en la lucha libre.

La causa de la muerte fue un traumatismo cervical causado por una patada, el luchador perdió el conocimiento y jamás lo recuperó. Falleció en la primera hora del 21 de marzo.

Fuente: SanDiegoRed.com