Astrolabio

giphy-4

 

Ésta puede ser, sin duda, una de las fobias más peculiares y curiosas que el ser humano puede experimentar. Sin embargo, lejos de considerarlo como algo anecdótico o intrascendente, la filofobia puede ocasionar un gran sufrimiento, no sólo en quien lo padece, sino también en aquellas personas que tienen la mala suerte de enamorarse de alguien que, efectivamente, evita y teme esta clase de compromisos, este tipo de “explosiones” cargadas de sentimientos que le hacen perder el control.

Te invitamos a conocer más de este tema.

La filofobia, una fobia que no tiene edad.

No existe proceso más intenso, excitante y mágico que enamorarse, y a su vez, ser correspondido. Es una maravilla que envuelve a las personas y a la vez, las transforma, altera los sentidos, el apetito e incluso el descanso.

Pero está el reverso de este aspecto, y llevado al extremo más exagerado, están aquellos que, en el momento en que perciben cierto sentimiento por alguien de su alrededor, eligen alejarse y evitar todo contacto.

Estas dimensiones suelen definir a un filobóbico “clásico”:

>Son personas que al estar enamoradas, se sienten “vulnerables”. Y eso se convierte en algo que no pueden soportar.

>El amor es una dimensión demasiado cargada de emociones que no pueden controlar, y lo que escapa a su control no sólo les asusta sino que les enfurece. Es como si desearan tener cada aspecto de su vida bajo un control milimétrico, ahí donde encuentran verdadera “seguridad”.

>No obstante, y a pesar de esta fobia, sí que llegan a tener parejas. De hecho, pueden llegar a tener “muchas”, pero son relaciones superficiales y sin compromiso real, ahí donde en realidad, pueden llegar a hacer verdadero daño a aquellas personas que llegan a enamorarse profundamente de ellos o ellas.

>Generalmente, suelen buscar parejas muy diferentes a sí mismos, “para no establecer unión emocional”. Son relaciones condenadas al fracaso desde un principio.

>Lo curioso de todo ello es que al mismo tiempo, el filofóbico tiene un ideal de cuál sería su pareja perfecta, esa de la que podría enamorarse rendidamente. Pero establece en esas figuras unos ideales tan elevados, que es imposible que cualquier otra persona pueda alcanzarlos.

>El filofóbico tiene miedo ante todo a perder su autonomía, su individualidad. Y a la vez, teme también ser herido o abandonado. Pero sobre todo, ser vulnerable.

Leave a Reply

A+