Astrolabio

Abelardo Medellín

La Fuerza Metropolitana que habría desaparecido con la entrada del nuevo gobierno estatal, ahora deberá estar a cargo de los ayuntamientos de Soledad de Graciano Sánchez y San Luis Potosí, así lo afirmó el gobernador Ricardo Gallardo Cardona.

Durante el arranque de obras para “la reconstrucción de la Zona Metropolitana” en las calles de Acceso Norte y avenida Arenal, el gobernador Ricardo Gallardo fue abordado por los medios y se le preguntó si estaría dispuesto a formar una Policía Metropolitana diferente a la que dejó su antecesor.

A dicha pregunta, Gallardo Cardona contestó: “nosotros al desaparecer la famosa Policía Metropolitana, que no tenía nada (…) pues la Fuerza Metropolitana tiene que estar a cargo de los dos ayuntamientos, Soledad y San Luis Potosí”.

El gobernador del Estado apuntó que la capital potosina cuenta con más de mil elementos, mientras que Soledad cuenta con más de 400 elementos, con los que se pudiera armar un nuevo equipo que, ayudados por la nueva “Guardia Civil”, se dedicaría a las tareas de seguridad en la zona conurbada de la capital.

De acuerdo con Gallardo Cardona, este tipo de trabajos en conjunto entre los dos municipios de la zona metropolitana no se lograron debido a que el gobierno estatal no había dado el apoyo necesario:

“No hubo ningún apoyo, incluso aquí hay una muestra, está calle se hizo en esos tiempos, en los tiempos del alcalde de la capital y Soledad (…) se echaban la bolita en ese momento, en que si era la capital o era de Soledad; en ese momento el Gobierno del Estado no sumaba nada, entorpecía todo”.

Cabe recordar que la Fuerza Metropolitana Estatal (FME), fue puesta en marcha durante el segundo año de la administración de Juan Manuel Carreras López; en ese tiempo, se le destinó un recurso de 61 millones de pesos para iniciar su primera etapa y contaba con 510 elementos encabezados por Pedro Luis Rocha Cruz.

Pese a que la FME tenía como misión atender la alta incidencia delictiva de la capital y Soledad, a finales del año pasado se presentaron denuncias ciudadanas contra algunos de sus integrantes por supuestos intentos de extorsión hacia la población.