Astrolabio

Daniela Bravo

El fútbol, el deporte más popular del mundo. Hay países donde más que un deporte, el fútbol es un estilo de vida. Hay quienes ven al fútbol como un lenguaje universal el cual entiende millones de personas de todo el mundo, mismo que está conquistando un sector de la población mundial: los niños. Cada vez hay más niños que se inscriben a escuelas o academias de fútbol, ya sea porque crecen en un entorno familiar de pasión y afición por este deporte o con la gran aspiración de convertirse en un astro del fútbol.

Hoy en día también se busca eliminar las disparidades de género desde pequeña edad, es por eso que las niñas también se están incluyendo y destacan en espacios de esta disciplina.

Practicar fútbol, no es cuestión de privilegios si no de derechos para todos, para los niños y niñas.

El Director Técnico José Luis Rivera, entrenador de la academia de fútbol Real San Luis afirma que el fútbol es: “el deporte que no importa tu nivel económico, lo puedes jugar con una piedra, lo puedes jugar con un papel, lo envuelves, le pones una liga y tienes una pelota de futbol”, es decir la función de todo niño es divertirse y el fútbol ofrece diversión”.

La academia de fútbol Real San Luis fundada por José Luis Rivera se encuentra en las canchas 7 vs 7 ubicada en carretera a Zacatecas kilómetro 7, donde el DT, entrena a niños de 6 a 12 años y de 12 a 17 años. No solo les enseña futbol, sino forma futuros ciudadanos íntegros.

José Luis Rivera, nació y creció en el Distrito Federal; a la edad de 9 años tuvo su primer acercamiento con el futbol cuando participó en un equipo llamado “Botafogo”, llamado así en alusión al equipo brasileño “Botafogo” que en aquel tiempo había visitado ciudad universitaria.

La primera problemática a la que se enfrentó fue lo económico, no había dinero para comprar el uniforme, sin embargo las hazañas de una madre como el reciclar lo sacaron de ese apuro, “no importa el extracto social en el que te desarrolles si no la unión de los compañeros” dice. Y en esa ocasión su madre era parte del equipo.

Tal es el caso del equipo familiar que conforman Eréndira Vianey Báez y sus dos pequeños, Alexis Baena Báez de ocho años y Ángel Baena Báez de dos años de edad, ella inscribió a su hijo mayor en la academia de fútbol desde hace dos años y aunque Ángel, el menor, aun no puede entrenar debido a su edad ha ido desarrollando pasión por este deporte.

La tarea de Alexis no sólo es ir a entrenar, sino cumplir con sus deberes y obligaciones, como hacer su tarea, “Alexis se ha vuelto muy disciplinado y he notado cambios en su persona, cuando antes era batallar diciéndole `haz la tarea`, ahora él llega de la escuela y solo hace la tarea”, asegura Vianey.

El esfuerzo de Vianey es trabajar y tratar de ahorrar tiempo para alcanzar a llevar a su hijo los días del entrenamiento, “para mí sí es un esfuerzo, yo trabajo, mi hora de salida es a las 6:00 p.m., pero martes y jueves sacrifico mi hora de comida para salir 4:30 pm para pasar por mi hijo y llegar al entrenamiento que es de 5:00 pm a 6:00 pm” argumenta.

La pasión por este deporte en esta familia va desde el integrante más pequeño hasta el padre de familia, ya que el papá de Alexis lo acompaña cada sábado a los partidos.

“Donde encuentres un balón de fútbol, encontrarás un amigo” es el lema del entrenador, a pesar de que la diversión es prioridad y ver a un niño sonreír es motivante, para el entrenador es también importante formar buenas personas, disciplinadas, respetuosas, honestas y dedicadas. Una gran influencia en su manera de pensar “el saber enseñar” fue don Julio, quien lo entrenó cuando formó parte de las reservas especiales de los Pumas, pero fue hasta que terminó su carrera de Director Técnico que se dio cuenta que la importancia de saber enseñar. La integración de niñas al equipo es otro valor visto en esta academia.

Otra de las razones por las que el entrenador José Luis Rivera hace esto: enseñar futbol y enseñar valores es para devolver a San Luis lo que le ha brindado en siete años de residencia. Dos preguntas a los potosinos, ¿por qué no hacemos iniciativas como estas, educar y formar a la futura sociedad de nuestro estado? ¿por qué no tomamos enserio nuestro compromiso social, por qué esperar a que nos den el ejemplo personas como José Luis Rivera?

Finalmente felicidades a los alumnos de la academia Real San Luis, a los padres de estos pequeños y adolescentes por el gran esfuerzo económico y familiar, y por supuesto al DT José Luis Rivera. Felicidades en su séptimo aniversario, esperamos sigan cumpliendo más años y que el día de mañana que los niños de esta academia sean adultos compartan lo que hayan aprendido de esta disciplina y lo que hayan aprendido para ser mejor persona.

A+