[image_gallery images=”19568:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/08/47.jpg,19569:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/08/buhos2.jpg,19570:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2015/08/buhos3.jpg,” ][/image_gallery]

 

Por: Elva Téllez

La selección nacional de futbol ciego, integrada en su mayoría por potosinos, ganaron en Toronto 2015 medalla de bronce y con ella el pase a las Olimpiadas de Rio de Janeiro 2016.

En países de América Latina, esta modalidad del fútbol se practica desde hace varios años; en Brasil, que se coronó como campeón, tiene una historia de 30 años; en Argentina, subcampeón, poco más de 20; en México fue hace apenas 5 años cuando se integró el primer equipo, precisamente en San Luis Potosí.

Ismael Gil Espinoza integrante del Cuerpo Técnico y de los iniciadores del proyecto, comentó que se han preparado de la forma más constante posible, a pesar de la falta de balones y de una cancha especial para la práctica de esta disciplina.

 

Para un compromiso más grande un trabajo más intenso

El torneo fue durísimo, ellos sabían que quedar en el podio  significaba un pase directo a Rio de Janeiro 2016,  para lograrlo tenían que ganar a Chile y Uruguay, rivales aparentemente sencillos, pero que dieron guerra en la cancha, la selección mexicana dominó apenas por un gol de ventaja; el encuentro con Colombia fue muy complicado, después de una serie de penales larguísima, los mexicanos se impusieron. La emoción fue indescriptible.

“El máximo logro de un deportista es ir a las olimpiadas” sostuvo Ismael Gil, recalcó que durante estos 5 años han trabajado intensamente con ese objetivo, conocen que sus rivales en las olimpiadas serán difíciles, tendrán que trabajar el doble para llegar al podio.

Esperan que con esta medalla tengan más difusión, porque esto derivaría en apoyo para el equipo, los jugadores estudian, trabajan y asisten a los entrenamientos.

Un intenso trabajo deportivo que se refleja en la vida diaria

La oportunidad de practicar un deporte ha reasentado una gran oportunidad para estos jóvenes,  esto ha contribuido a mejorar la confianza y seguridad en sí mismos, al igual que en el deporte ellos se saben capaces de sobre salir en la vida; poco a poco se fueron independizando, ahora la mayoría viven solos.

Comprometidos y pensando en el futuro

La selección mexicana de futbol para ciegos está integrada en su mayoría por potosinos, miembros del equipo Búhos Fútbol Ciego, cuyo entrenador es el profesor Jesús de Anda, sus porteros son Cristian Ortiz y Javier Amozorrutia; Marco Antonio Rodríguez, Pablo Millán, Francisco Xavier Monreal, Eduardo José Cereso que juegan como defensas, como delanteros Daniel Viera, Felipe Arana, Jorge Lanzagorta y Omar Ortega.

 

 

Leave a Reply