Astrolabio

Carlos Rubio

A través de sus redes sociales el Ayuntamiento de San Luis Potosí publicó una imagen en la que presenta una serie de gráficas en las que manipuló datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en un claro intento de aparentar que durante la actual administración la situación en materia de seguridad ha mejorado.

En la mitad de la imagen se muestran gráficas comparativas de los años 2018 y 2019 de delitos patrimoniales y contra la vida y la libertad corporal del fuero común para el municipio de San Luis Potosí, los cuales son proporcionados por el SESNSP.

La primera gráfica muestra el robo a casa habitación con y sin violencia. El Ayuntamiento dice que en el 2018 ocurrieron 927 delitos de este tipo, cuando los datos del SESNSP arrojan que fueron mil dos delitos. Para el 2019, según el Ayuntamiento ocurrieron 856 delitos, pero realmente fueron 916.

La segunda gráfica pertenece al robo de vehículos, englobando coche de cuatro ruedas y motocicletas, ambos con y sin violencia. Según el Ayuntamiento, en 2018 ocurrieron mil 311 robos de este tipo, en contraste con el registro del SESNSP, el cual menciona dos mil 372. Para el 2019, el Ayuntamiento muestra mil 413 robos de vehículos, cuando en el SESNSP se registran de dos mil 577. Estas cifras fueron de las más alteradas, con diferencia de más de mil delitos.

La tercera gráfica es de robo a transeúnte en vía pública y en espacio abierto con y sin violencia. En 2018 para el Ayuntamiento fueron 864, pero el SESNSP registró mil tres delitos. En el 2019 el Ayuntamiento cambió el número diciendo que fueron 704, pero para el SESNSP fueron 809 delitos.

La cuarta gráfica engloba los delitos contra la vida y la libertad corporal, específicamente los homicidios dolosos y culposos. La imagen que muestra el Ayuntamiento dice que en el 2018 ocurrieron 270, pero el SESNSP dice que fueron 291. Y para el 2019 muestra sólo 227, pero ocurrieron 253, según la última publicación del SESNSP.

La quinta gráfica pertenece a lesiones dolosas y culposas. Según la gráfica del Ayuntamiento, en el 2018 ocurrieron mil 311 delitos como estos, sin embargo el SESNSP dice que fueron mil 773. También el Ayuntamiento menciona que en el 2019 fueron mil 413 delitos, pero en la cifra del SESNSP aumentó a dos mil 140. Estas también fueron de las cifras más alteradas, escondiendo que fue uno de los delitos que más incrementó en el año.

La última gráfica muestra los feminicidios. Uno de los temas que más ha tomado relevancia por su aumento en los últimos años. La cifra de 2018 fue de nueve y esta fue la única no alterada por el Ayuntamiento, quizá porque era un número tan pequeño que temieron que se notara. Sin embargo, para el 2019 escribieron 12, cuando realmente son 13 muertes por feminicidio. Un cambio muy sutil, podría parecer sólo un número, pero en realidad significa una vida perdida de una mujer que quieren ocultar en su estadística.

Por último, en la gráfica de líneas de la parte superior se encuentra la información de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Inegi. Las líneas azul y roja pertenecen al apartado de Percepción de inseguridad a nivel nacional y municipal. Ambas se encuentran correctas, sin embargo la línea gris que aparece abajo está alterada y pertenece al apartado de Confianza en autoridades – Policía Preventiva Municipal con datos de los años 2018 y 2019.

Se cambiaron los datos de los trimestres de enero a marzo y abril a junio de 2018, meses en los que aún se encontraba la administración municipal pasada presidida por Ricardo Gallardo Juárez. En el primer trimestre se colocó un 13.9 por ciento de confianza, cuando la cifra real es de 25.7 por ciento. En el segundo trimestre se cambió un 33.5 por ciento, por 24.3. Con la alteración de estas cifras se busca aparentar que hubo un inmejorable cambio en comparación con la anterior administración, cuando en realidad las cifras se han mantenido sobre la misma media.

Mentir acerca de la inseguridad en San Luis Potosí, una evasión más de la realidad para las autoridades.

A+