Astrolabio

Desinformémonos/ foto: Ricardo Ruiz Cruz 

En Guatemala, el día 4 de abril fue la primera audiencia del proceso judicial por la tragedia sucedida en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción donde murieron quemadas 43 niñas y adolescentes que ahí vivían.  Los fiscales del Ministerio Público presentaron toda clase de pruebas recabadas al día siguiente de los hechos ocurridos el 8 de marzo, paradójicamente cuando en el mundo las mujeres alzaban la voz para gritar “Ni una muerta más”.

La revista Nómada, hace una crónica de la primera audiencia. Aquí parte del relato: “Las madres y familiares de las niñas que estaban internas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción ya no están afuera de morgues y hospitales buscando información. A casi un mes de la tragedia que acabó con la vida de 41 niñas y adolescentes, después de enterrar a sus hijas y pasar el duelo, están frente a un juez, en el inició del largo proceso para pedir justicia”.

Después del primer día de audiencias y de  escuchar los resultados preliminares de la investigación de la Fiscalía, los familiares de las niñas, le gritaron “asesinos” a los funcionarios cuando fueron trasladados en un automóvil del Sistema Penitenciario. Por ser de escasos recursos, la mayoría de familiares no podrán acudir a todas las audiencias. Algunos son de Escuintla, o de Chimaltenango, como Irma Yolanda Kat Hernández, madre de Mirely Eloisa Hernández, la adolescente que una noche antes de morir habló con la prensa para denunciar lo que pasaba en el hogar. O como Mariano Meléndez, que viajó con su sobrino desde Moyuta, Jutiapa, para estar en la audiencia.

Estela Chután, hermana Mayra Chután, una adolescente víctima del hogar, sale del juzgado durante un receso. Es el primer día de luchar por justicia. Piensa que la muerte de su hermana y 40 niñas más no fue un accidente y que se tienen que investigar los abusos que las jóvenes denunciaron. Estela fue la designada en su familia para reconocer a su hermanita en la morgue. Fue a quien le tocó recordar a Mayra completa y encontrarla en pedazos. Así describe lo que sintió cuando la identificó. “Aunque me duela y me coma el alma por dentro recordar cómo la vi, quiero tener esas imágenes en mi cabeza porque así lucharé con el corazón en la mano para que se haga justicia”.

Para leer la crónica completa da click aquí:

https://desinformemonos.org/guatemala-cronica-crimen-estado-6-horas-desesperacion-nueve-minutos-fuego/

 

A+