2
Néstor y Julio, víctimas del andamiaje de injusticia del aparato justiciero del Estado.

Por: Antonio González Vázquez/ San Luis Potosí, México (5 de mayo de 2015).- José Mario de la Garza Marroquín, presidente del Capítulo San Luis de la Asociación dio a conocer que esa institución de asistencia legal a desprotegidos logró tras un prolongado proceso judicial, la recuperación de dos vidas de quienes fueron víctimas de las instituciones de procuración de justicia del estado.

Néstor y Julio, son jornaleros de una familia de escasos recursos, a quienes la sociedad solamente les permitió estudiar los primeros años de primaria.

En agosto de 2011, fueron detenidos injustamente junto con tres de sus hermanos, acusados del homicidio de una menor de 13 años de edad en el municipio de Rioverde.

Han pasado cuatro años desde el momento en que Néstor y Julio fueron injustamente detenidos, torturados, acusados y sentenciados sin pruebas a 30 años de prisión.

Su familia se desintegró, huyeron de la comunidad por miedo; su situación económica es insostenible; desde hace cuatro años han sido señalados como criminales; y todo eso se lo deben a un Estado ineficiente, insensible, corrompido e incapaz de generar mecanismos de investigación eficaces, que alienta la impunidad y promueve la violación de los derechos humanos, pues por una parte fabrica culpables, y por otra deja sin castigo a los verdaderos responsables de un crimen atroz.

Hoy, después de la peor pesadilla de todas sus vidas, Néstor y Julio quedaron libres y exonerados del delito que falsamente se les imputó, gracias a un arduo trabajo jurídico.

A pesar de esta tremenda injusticia, no existe mecanismo alguno que les compense el tiempo de vida que se les arrebató por ser pobres, por no poder defenderse, por no tener voz, por no conocer sus derechos y por no tener dinero para poder comprar su libertad.