alaska_america_contacto_precolombino-web

Ciudad de México (20 de abril).- Los exploradores españoles liderados por Cristóbal Colón pudieron no ser los primeros en pisar territorio americano y tener contacto con civilizaciones del continente. Así lo afirma la versión digital de la revista Live Science de acuerdo a las investigaciones de un grupo de arqueólogos de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), tras encontrar dos objetos de origen asiático con miles de años de antigüedad en Espenberg, Alaska.

Un posible silbato y una hebilla con más de mil años de antigüedad son los objetos hallados en una vivienda, los que ponen a dudar sobre la primicia histórica que representa para los libros de historia la llegada a Colón a nuestro territorio. Ambos elementos encontrados son de bronce, material que no se había desarrollado en Alaska en aquel entonces, por lo que se cree que América tuvo contacto con las grandes civilizaciones como Corea, Rusia y China, mucho antes del acercamiento con la delegación ibérica, ya que en estos lugares ya se realizaban estas manufacturas.

En 1913, el antropólogo Berthold Laufer aseguró que el marfil y otros elementos de las morsas habían hecho que los chinos se trasladaran a nuestro continente, sin dejar de mencionar que las armaduras utilizadas por los guerreros en Alaska están íntimamente relacionadas con las que se utilizaban en Japón, China, Corea y el este de Mongolia.

El descubrimiento de la hebilla y el supuesto silbato, abre una gran brecha de posibilidades en torno al vínculo comercial entre Asia Oriental y el norte de América, desde tiempos remotos, al menos desde el siglo VII. También hay otra hipótesis sobre la interacción genética entre las personas de Asia Oriental y el Nuevo Mundo debido al cruce de puente de tierra que se formó a través del Estrecho de Bering, y aunque dicho puente se inundó, se habla de algunas migraciones de personas de Asia Oriental al Norte de América en una fecha posterior al hundimiento.

Estas hipótesis se intensifican con cada descubrimiento y buscan apoyo académico. Por ello, Owen Mason, investigador asociado en la Universidad de Colorado presentará, junto con su equipo sus resultados en la reunión anual de la Asociación Arqueológica de Canadá entre el 28 de abril y el 2 de mayo.

Fuente: El Universal.

Leave a Reply