Por Victoriano Martínez

A partir de esta semana recorrerán las calles de la ciudad 153 nuevas patrullas: 56 PICK UP, 40 sedan, 37 motocicletas y 20 cuatrimotos.

Contar con más instrumentos no modifica en automático el panorama de la percepción que la ciudadanía tiene sobre la inseguridad que se vive en el municipio capitalino. Sólo abre la expectativa de que, ante una mayor presencia policiaca, la delincuencia pueda ceder.

No es la primera vez que se anuncia con bombo y platillo la incorporación de nuevas patrullas y los resultados esperados no llegaron.

Ocurrió cuando se puso en marcha la Fuerza Metropolitana. Cada administración municipal ha hecho entrega de patrullas. La diferencia hoy puede estar en el número de vehículos incorporados a la seguridad pública municipal.

Sean pocas, o sean muchas las nuevas patrullas, la estrategia es la que cuenta y aunque tanto en el acto de entrega como en la difusión que se dio en comunicados oficiales se habla de dar mayor participación a la ciudadanía, poco se aclara sobre la forma en que se hará.

Estrategias que necesariamente tendrán que tomar en cuenta que, de acuerdo a la más reciente Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del INEGI, el 77.3 por ciento de quienes habitan la ciudad se siente inseguro.

Ese mismo ejercicio arrojó que el 72.6 por ciento de los potosinos desconfía de la policía municipal, esa que acaba de estrenar 153 patrullas. El 41.7 por ciento les tiene algo de desconfianza, en tanto que el 30.9 por ciento desconfía por completo.

Que hoy ese cuerpo policiaco tenga más posibilidades de recorrer la ciudad tendrá que lograr revertir ese nivel de desconfianza que despierta.

De acuerdo a los datos del INEGI, se puede decir que siete de cada 10 personas que vean llegar una patrulla lo harán con desconfianza. De ese tamaño es el reto que tienen los policías municipales a la hora de hacer notar que de algo servirán las nuevas patrullas.

La siguiente evaluación que hace el INEGI cierra este mes. En sus resultados no se habrá notado aún la incorporación de las nuevas patrullas.

Será hasta el levantamiento que cierra en diciembre cuando haya elementos para poder valorar el efecto que las nuevas patrullas y la estrategia que se anunció habrá tenido entre la población.

Hoy sólo es una buena acción que genera expectativas. Toca el turno al factor humano.