Sin autorización del Cabildo y violando la Ley de Deuda Pública, el Ayuntamiento de la capital incrementó en junio pasado su endeudamiento hasta un total de 698 millones de pesos, dio a conocer hoy la regidora Nadya Edith Rangel Zavala.

Con ello, añadió la integrante de la Comisión de Hacienda, “se rebasó ya por 191 millones de pesos el tope de endeudamiento que determina el artículo 17 de la Ley de Deuda”.

Dijo que tal ordenamiento legal establece que la contratación de crédito no podrá ser superior al 20 por ciento de los ingresos anuales de las áreas municipales.

En ese sentido, indicó que en el caso del Ayuntamiento capitalino el presupuesto para 2014 ascendió hasta marzo de este año a 2 mil 041 millones 275 mil pesos, de acuerdo a la Ley de Ingresos, y con la última adecuación presupuestal aprobada en el mes de mayo llegó a 2 mil 504 millones.

De tal manera, argumentó “la deuda del municipio rebasa el 20 por ciento”, según datos, agregó, de la Dirección  de Financiamiento Deuda y Crédito Público, dependiente de la Secretaría de Finanzas.

Basada en ese documento (se anexa copia), Rangel Zavala refirió que el 3 de junio pasado se registraron dos préstamos más a cargo del Ayuntamiento capitalino, uno de 200 millones y otro de 50, con lo cual la deuda llega hasta el momento a la citada cifra de los 698 millones de pesos.

“Con esos dos últimos créditos solicitados no sólo se violó el artículo 17 de la Ley de Deuda que establece el tope del 20 por ciento, sino que también se omitió solicitar la autorización del Congreso como obliga el artículo 18 del mismo ordenamiento”, así como tampoco se solicitó la autorización correspondiente al cabildo, subrayó.

Explicó que ambos préstamos bancarios tienen una fecha de vencimiento al 29 de septiembre del 2015, y con ello “trascienden el año fiscal y se convierten de manera automática en deuda pública, es decir, ya no se trata de préstamos quirografarios o de corto plazo”.

La regidora Rangel Zavala aseguró que para obtener estos dos créditos la administración municipal usó de una manera “torpe, ilegal, e irresponsable” una línea de crédito de hasta 300 millones de pesos, autorizada en cabildo el 11 de octubre de 2012.

Sin embargo, precisó al respecto: “esa autorización quedó cancelada con la reestructuración de las finanzas municipales que se dio en diciembre de 2013”.

“Al reactivar esa línea de crédito sin permiso de cabildo y volverla deuda pública sin autorización del Congreso, el actual Ayuntamiento se metió en problemas graves de legalidad que seguramente serán sancionados”, argumentó Rangel Zavala.