Por: Antonio González Vázquez.

 

La impunidad en San Luis Potosí es de 56. 86 en una escala donde 100 es la máxima impunidad, lo que lo colocaría entre las entidades con un nivel “medio” de impunidad, reporta el Índice Global de Impunidad México 2016 que realiza el Centro de Estudios Sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas de Puebla.

Es significativo que 25 entidades de la república se colocan en los niveles de alta y muy alta impunidad, en cuyo caso, San Luis Potosí se encuentra apenas a diez puntos de distancia de la entidad con mayor impunidad, que es Michoacán con 67. 71.

De acuerdo con ese índice de un millón 710 mil 636 presuntos delitos registrados en las Procuradurías o Fiscalías de las entidades federativas, en averiguaciones previas iniciadas y/o carpetas de investigación abiertas, Un millón 254 mil 854 averiguaciones fueron abiertas y terminadas.

Sin embargo, se registraron solamente 850 mil 185 inculpados o imputados por presuntos delitos, de lo que se concluye que apenas se tuvieron 75 mil 593 sentenciados registrados en las causas penales en primera instancia condenatoria.

 

En ese sentido, el estudio concluye que la impunidad “simple y llana” en México es prácticamente del cien por ciento, puesto que hasta el 99 por ciento de los delitos no se castigan.

Los datos de este estudio que se da a conocer este miércoles, confirman lo que Astrolabio publicó hace unos días respecto de la desconfianza de los ciudadanos en las autoridades, lo que motiva que no denuncien los delitos.

 

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2015 precisa que en San Luis Potosí se denunció en 2014 el 6.5 por ciento de los delitos cometidos, lo cual representa una muestra de la desconfianza social puesto que en 2013 se habían denunciado el 8.8 por ciento de los delitos.

Más aún, en el estado del bajo 6.5 por ciento que se denuncia de esta cantidad apenas el 54.5 por ciento llevan al inicio de una averiguación previa. “Esto es, del total de delitos se inició averiguación previa en 3.5 por ciento de los casos. En 2013 había sido de 5.9 por ciento.