Leticia Vaca

Pese a que su contrato laboral vence hasta el próximo 17 de abril, verificadores y supervisores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en San Luis Potosí, a través de un mensaje de WhatsApp, fueron citados a las 11 horas de  esta mañana, para ser despedidos.

Uno de los afectados compartió capturas de la conversación en la que se les pide que acudan a firmar su “renuncia” y en el que se les notifica que se les proporcionará una carta informativa “a todo el personal la cual menciona en qué artículos se basan para la rescisión del contrato”. 

Los verificadores, hasta el pasado lunes 30 de marzo realizaron labores de la segunda fase del Censo de Población y Vivienda 2020; el martes 31 se les notificó que, derivado de la contingencia del Covid-19, el censo quedaría suspendido hasta nuevo, pero su contrato laboral sería respetado. 

Sin embargo, ese mismo día se les pidió entregaran todo el material proporcionado para supuestamente “resguardarlo”; para dicha entrega fueron citados en una plaza comercial de la capital. 

Además, en el mensaje se aclara que deberán acudir en intervalos y, de no presentarse a firmar, se elaborará una carta de hechos. Asimismo, se les pide que quienes falten de entregar equipo, lo lleven al presentarse a firmar su renuncia. 

Otra de las irregularidades señaladas es que, al firmar el contrato, a los verificadores no les fue entregado una copia de éste.  No obstante, en una fotografía que fue compartida a este medio, se puede observar que efectivamente la relación laboral concluía hasta el 17 de este mes, por lo que el Inegi adeudaría 17 días de salario, el cual para el caso de los verificadores asciende a siete mil 655 pesos. 

Situación que no fue propia de San Luis Potosí, pues en el Estado de México desde el martes por la noche se les pidió entregaran el equipo que se les proporcionó, situación que se repitió en varios estados de la República.