El Inpojuve ha desviado recursos que estaban destinados a garantizar a los jóvenes mayores niveles de oportunidad y de bienestar

SLP registra 95 mil jóvenes desempleados en marginación

El Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE) cuenta con 142 programas dirigidos a la población joven, los cuales no llegan a las juventudes de SLP

Ana Dora

El último informe de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), coloca a SLP en el sexto lugar a nivel nacional con mayor porcentaje de jóvenes que no estudian ni trabajan (nini) en condiciones de alto grado de marginación; en contraste, el Inpojuve otorgó “beca” a la encargada de Comunicación Social del municipio de Sombrerete, Zacatecas.

La servidora pública, María de la Paz Ramírez Barba, titular de Comunicación Social del municipio de Sombrerete, es también desde hace casi dos años “becaria” del Instituto Potosino de la Juventud (Inpojuve) que dirige Luis Fernando Alonso Molina.

Como funcionaria municipal de Sombrerete recibe 24 mil 700 pesos mensuales. Mientras que desde Inpojuve es beneficiaria de un “estímulo mensual” por seis mil pesos, más un monto “extraordinario” por la misma cantidad, de acuerdo con datos de Transparencia.

Y aunque este año el Inpojuve no informó de sus egresos, la Dirección de Comunicación Social de Gobierno del Estado corroboró que Ramírez Barba labora en ese Instituto. Incluso logramos contactar a la funcionaria y ella misma señaló vía mensaje de texto laborar como personal de “apoyo para el Inpojuve”.

En el 2016 María de la Paz se desempeñó como asesora del ex diputado priista Fernando Chávez Méndez, “quien fue denunciado en el 2018 por delitos de peculado, falsificación de firma y uso de objeto o documento falso o alterado”.

Coinciden en militancia priista, Alan Murillo Murillo, alcalde de Sombrerete, Zacatecas, y Luis Fernando Alonso Molina, titular del Inpojuve.

La información presupuestaria que despliega Inpojuve a través de Transparencia, señala además que la “beca” de María de la Paz se deriva del Programa Federal “Dilo Fuerte”, anteriormente conocido como “Poder Joven Radio y Televisión”.

Este Programa va “de la mano de Jóvenes Construyendo el Futuro”, diseñado para “beneficiar a 400 jóvenes de todo el país, con una aportación económica de tres mil 600 pesos mensuales y con capacitación para el trabajo”.

Sin embargo, estos datos no concuerdan con la “beca” que se le otorga a Ramírez Barba. En un desglose más a fondo, logramos detectar que Alonso Molina “otorga becas” de diversas cantidades e informa que los recursos derivan de los programas que tiene esa Institución, cómo “Prevenir está Chido” y “Centros de Poder Joven”, y justifica los pagos en rubros que no concuerdan con las reglas de operación, es decir, otorga “becas” por “mantenimiento y limpieza”, “apoyo jurídico”, “promoción y difusión”. Estos pagos se han realizado a por lo menos seis personas más.

En otro registro público aparecen los mismos pagos a “becarios”, aunque ahí se menciona que los recursos derivan del “Gasto corriente”, es decir, del presupuesto estatal asignado a Inpojuve, que en este 2020 fue de ocho millones 715 mil 920 pesos, más los subsidios federales y los apoyos que se suman desde la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (SEGE), que dirige el también priista Joel Ramírez. Situación que deja en duda la aplicación de los recursos destinados a la población joven, en dónde están las becas y apoyos federales.

Siendo San Luis Potosí el sexto lugar a nivel nacional con mayor número de jóvenes que no estudian ni trabajan, hasta el 2018 se registraban 95 mil 541 ninis, cifra que podría aumentar con la crisis de pandemia.

Asimismo, la Ley que rige al Inpojuve estipula que este organismo “contribuirá a crear las condiciones que garanticen a los jóvenes entre los 12 y 29 años de edad de SLP, mayores niveles de oportunidad y de bienestar”, sin embargo hasta el momento, después de cinco años de gestión, las juventudes de San Luis Potosí no perciben esos estímulos.
A la fecha, el monto que Inpojuve ha destinado en la beca de la funcionaria es equivalente a cinco becas anuales del programa “Dilo Fuerte”, es decir, cinco jóvenes pudieron ser apoyados por un año .