Astrolabio

Eduardo Delgado

La magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Estado (TEE), Denisse Adriana Porras Guerrero, informó que gestionará ante diputados locales un presupuesto de 37.5 millones de pesos para el siguiente año, luego de que el Ejecutivo le asignó 30 millones en la iniciativa de Ley de Egresos de Gobierno del Estado.

Este año el TEE tiene asignados 32 millones 722 mil 932 pesos y para el siguiente solicitó cinco millones adicionales.

El proyecto de gasto programado para el 2022, aseveró, “no lo inflamos; no estamos considerando nada especial y es exclusivamente para pagar salarios, las compras de suministros generales y de la renta, para estar funcionando. Pedimos lo mínimo”.

“Somos conscientes de la difícil situación que está atravesando la entidad, pero lo que nos queda es abogar al Congreso del Estado para que se pueda reconsiderar el monto asignado”, dijo.

Estimó que para otras dependencias el recorte puede ser equivalente a “quitarle un pelo a un gato, pero a nosotros nos afecta absolutamente en todo…desde poder pagar la renta”, del inmueble ocupado por ese órgano jurisdiccional.

Dijo que en los próximos días solicitará una reunión con diputados locales de la comisión encargada de aprobar el presupuesto, para exponerles la situación del tribunal, órgano de carácter permanente que requiere de 37.5 millones de pesos para “sobrevivir”.

La magistrada presidenta insistió que “muchos” incluyen proyectos, de modo que piden demás para obtener el presupuesto requerido, “cosa que nosotros no hicimos”.

En años no electorales, expuso, tienen la obligación de impartir capacitación a sus empleados y a los partidos políticos, y el siguiente año “tenemos la consulta indígena y tenemos que articularnos institucionalmente fuera del Estado”.

Asimismo, indicó, pretenden una mayor difusión de la actividad del TEE para que la ciudadanía conozca el trabajo que realizan.

En esa condición, también “es imposible” que dispongan de un equipo jurídico para atender demandas laborales, las cuales son atendidas por los abogados dedicados a los asuntos electorales.

“Hay también cuestiones de contabilidad y para eso no tenemos personal especializado, de modo que el mismo personal tiene que hacer de todo”, añadió.

Porras Guerrero reconoció la difícil situación económica por la que atraviesa el país y el Estado, pero también debe tenerse sensibilidad respecto de la importancia de la función del tribunal.

“Cuando termina un proceso electoral para nosotros empieza el otro y en ese sentido la tendencia debería encaminarse a fortalecer a los órganos electorales. Más cuando han rendido buenos resultados y buenas cuentas, como nosotros, pese a los precarios presupuestos a los que siempre nos han tenido sujetos”, abundó.

A+