17.

Ciudad de México, (9 de Abril).- Luego de que hoy EL UNIVERSAL publicara información sobre su proyecto de fomento a la lectura “Perrea un libro“; alrededor de este medio, el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM se dio a la tarea de “bajar” cualquier rastro del video de su canal en YouTube y de todas sus redes sociales, sin dar ninguna explicación.

Durante todo el día, EL UNIVERSAL buscó al equipo de Filológicas para conocer la razón de la salida del video “Perrea un libro”, en el que aparecen jóvenes bailando perreo al ritmo de la canción “Tren subterráneo” que está basada en el libro homónimo del investigador de ese instituto, Fernando Curiel, y es interpretada por el cantante panameño Baby Killa; sin embargo, hasta esta tarde no hubo respuesta de las autoridades.

Sin embargo, donde sí hubo respuesta fue en la sociedad civil y entre algunos miembros de la comunidad literaria del país. Escritores como Eduardo Huchín Sosa, Antonio Ramos Revillas y J. M. Servín abordaron el tema en blogs y redes sociales; también lo siguieron haciendo decenas de integrantes de la sociedad mexicana.

Antonio Ramos Revillas publicó el texto “Contra ‘una’ promoción de la lectura” en el blog de la revista “Letras Libres”, donde analiza los fines de decenas de programas de fomento a la lectura y termina señalando que se denigran ciertas gestiones de lectura porque no las consideramos bajas a la altura.

“El caso más reciente es el de Perrea un libro, del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM. Las críticas han pasado de la mofa al horror, y muchos han demostrado ser fervientes defensores del acto del “buen leer”. La mayoría centró sus ataques al discurso del proyecto, pero ¿alguien puede decir que está mal poner unos poemas en una canción de reggaetón y al final decir que eso salió de un libro? Parece, en el fondo, más una discriminación por promover la lectura con elementos de cultura popular del tipo: “si esos jóvenes perrean entonces no tienen derecho a leer”, “si es reagetón no puede ser vehículo para conducir la poesía”, como si eso solo fuera exclusivo del canto nuevo, Caíto o los Spoken Word”, escribió.

Su texto fue recomendado por Eduardo Huchín Sosa, quien en su cuenta de Facebook escribió: “Va mi primer perreo:/Ella lee La Celestina,/ No discrimina,/ No se pierde al Conde de la Cortina,/ Y le gusta Tirso de Molina,/ Lee bien la poesía grecolatina,/ Y la argentina, la filipina,/ Visita diario la Capilla Alfonsina, / Llena su tanque de adrenalina, /Si está El Decamerón en la oficina.”

También, el escritor J. M. Servín, en su cuenta de la misma red social, comentó: “La iniciativa de la UNAM de ‘Perrea un libro’ me parece lamentable. ¿Eso es lo que proponen los académicos de la ‘máxima casa de estudios’? Es tanto como aceptar el fracaso del sistema educativo para fomentar la lectura. La letra con sangre entra, dicen por ahí, y mientras la lectura y la redacción no sean materias obligatorias en todos los niveles del sistema educativo, todas las iniciativas para seducir los jóvenes con la lectura parecen paliativos de padres que no saben como corregir a sus hijos.
Por otra parte, al elegir a los regaetoneros, la iniciativa tiene un dejo clasista. Como si este tipo de muchachos amantes de coger simbólicamente con rolas chafas fuera el único grupo social que padece analfabetismo funcional.”

El equipo del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM aseguró ayer a este diario que la polémica la tenían prevista y la esperaban, que querían provocar y recoger las reacciones para emprender luego una discusión; las reacciones ante el video “Perrea un libro” fueron aún más intensas a lo largo de este día, pero justo hoy el video ya no aparece en sus redes sociales ni en su canal de YouTube.

Fuente: El Universal

Leave a Reply