Astrolabio

52fb620c0ab22

Por: Antonio González Vázquez.

 

Fernando Toranzo Fernández es uno de los nueve gobernadores salientes a los que ya les sigue la huella la Auditoría Superior de la Federación, por presunto desvío de recursos públicos federales.

En el periodo de 2010 a 2013, el gobierno potosino ha presentado irregularidades por un monto de 205 millones 600 mil pesos que están sin aclarar casi en su totalidad.

En San Luis Potosí, por ejemplo, la Auditoría Superior de la Federación encontró que los Servicios de Salud pagaron 514 mil 400 pesos en 2013 a dos médicos que realizan funciones administrativas, además de no realizar inventarios rotativos de los medicamentos en insumos.

La administración de Toranzo Fernández ha estado durante los últimos cuatro años en la lista de gobernadores que no aplican correctamente los recursos federales asignados.

Junto con el mandatario potosino, completan la lista, José Calzada Rovirosa de Querétaro, Fernando Ortega de Campeche, Mario Anguiano de Colima, Marcos A. Covarrubias de Baja California Sur, Ángel Aguirre Rivero de Guerrero, Rodrigo Medina de Nuevo León, Guillermo Padrés Elías de Sonora y Fausto Vallejo de Michoacán. Todos están en su último año de gobierno.

 Entre todos esos gobernadores que están por dejar sus cargos, tienen irregularidades no aclaradas ante la ASF por 16 mil 657 millones de pesos.

Milenio Diario publica este lunes un reportaje en el que exhibe al mandatario potosino y lo coloca en una gráfica en la que se contabiliza el monto por observaciones realizadas por la ASF a partir de 2010.

En las observaciones hechas a esas nueve entidades federativas están traspasos a cuentas no autorizadas, dinero generado por intereses o subejercicios que no fue reintegrado a la federación, compras sobrevaluadas y subutilizadas, uso de los recursos etiquetados para uso distinto al objetivo de los fondos, así como pagos a personal docente o de salud que no demostró estar calificado para la tarea.

Leave a Reply