Astrolabio

Antonio González Vázquez

El Fiscal Carnal que hipotéticamente se dedica al combate a la corrupción resultó ser todo un genio en las artes de la evasión, aunque también se ha mostrado como un consumado maestro para generar basura informativa.

Jorge Alejandro Vera dijo ayer acerca de la Ecuación Corrupta que las investigaciones “siguen su curso normal”.

Y también dijo con sesudo entendimiento, que la Fiscalía Anticorrupción “no debe prestarse al golpeteo político”.

Aunque va para ocho meses que se presentaron las primeras denuncias por la Ecuación Corrupta, para el Fiscal Carnal el caso de corrupción entre diputados y auditores “sigue su curso normal”.

Le faltó agregar que “sigue su curso normal…al olvido”. Genial el ex diputado y ex empleado del gobernador Carreras.

Según el Fiscal Carnal no se puede permitir que la Fiscalía sea una herramienta de golpeteo político.

Es decir, ya dio su veredicto sobre las denuncias que recientemente se han presentado en contra de Ricardo Gallardo Juárez.

La primera y única reacción del alcalde a las demandas penales presentadas en su contra es que proceden de un grupo “que ambiciona poder político” y que para ello, se basan en el golpeteo político a su persona y a su familia.

Pues bien, con impericia inexplicable, el Fiscal Carnal ya le dio la razón al edil, lo cual es de suyo grave. Razón de más para que el alcalde esté preparando ya reelección en el cargo. Que lo demanden una y mil veces, al fin y al cabo en San Luis Potosí no pasará nada.

Al edil le tienen sin cuidado las demandas: sabe que la Fiscalía Anticorrupción es francamente una vacilada.

“Nosotros recibimos denuncias, investigamos hechos, no vamos a hacer ninguna manifestación de si hay elementos o no. Eso tendrá que ser a partir de las investigaciones de la Fiscalía… revisar los hechos”.

Lo que quiso decir el Fiscal Carnal es que “nosotros recibimos las denuncias, no investigamos los hechos, nos sentamos sobre las carpetas de investigación y dejamos pasar el tiempo hasta que ya nadie se acuerde de nada”.

A+