Por Victoriano Martínez

Cuando el gobierno del Estado y la empresa Ford firmaron el convenio de terminación y finiquito con el que la armadora retiró su inversión en territorio potosino, ésta pagó cuatro millones de dólares como contraprestación por un derecho de preferencia en caso de que la autoridad local pretendiera vender el predio en el que se instalaría.

El convenio se firmó el 22 de junio de 2017, y el pago por 71 millones 944 mil 800 pesos por concepto de “derechos de preferencia para la adquisición del terreno ubicado en el Estado de San Luis Potosí en el que se construiría la planta de Ford Motor Company, S.A. de C.V.” lo realizó el día 29 de ese mismo mes.

Ese mismo día, la Ford también entregó al gobierno estatal mil 97 millones 158 mil 200 pesos por concepto de “reembolso de gastos erogados por cuenta de Ford Motor Company, S.A. de C.V., para la preparación del terreno en el que se ubicaría la planta de San Luis Potosí”.

El derecho de preferencia sobre la venta de los terrenos se pactó por tres años, es decir, un plazo que venció el 22 de junio del año pasado.

Hoy que el gobierno estatal pretende vender el terreno, ya no está obligado a ofrecerlo en primer término a la Ford, aunque los azares del destino podrían colocar a la empresa estadounidense como el primer cliente potencial.

Si la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos provocó que se fuera la inversión de la Ford en San Luis Potosí, ahora la salida de Trump de la presidencia estadounidense reabre la posibilidad de que esa compañía regrese con su inversión al Estado.

Forbes México publicó este miércoles información en la que asegura que es posible el regreso de la Ford a San Luis Potosí porque Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, busca que la planta de ensamble que la compañía cerrará en Brasil se traslade a México, en tanto que Gustavo Puente Orozco, secretario de Desarrollo Económico del Estado, se declara listo para recibirla.

“El terreno de 280 hectáreas que se adquirió para esta inversión desde hace cuatro años, sigue ahí”, declaró Puente Orozco a Forbes y agregó: “Tenemos un terreno único listo para entregarse de manera inmediata. Tiene una conexión extraordinaria tanto con líneas de ferrocarril como con corredores logísticos en carretera”.

Se cumplen así casi cinco años de una extraña relación de la Ford con San Luis Potosí: en 2016 su pretendida inversión en el Estado se presentó como una muy buena noticia; para enero de 2017 el anuncio de su retiro fue una mala noticia que, seis meses después, se compensó con una indemnización y pago de derecho de preferencia que sumó mil 175 millones 103 mil pesos.

El posible regreso de la Ford aparece justo cuando en el Congreso del Estado se discute la iniciativa del gobernador Juan Manuel Carreras para poner a la venta el terreno con la intención de cubrir un presunto déficit provocado por los gastos extraordinarios generados por la atención a la contingencia sanitaria por la pandemia Codiv-19.

La entrega a la Ford de las 280 hectáreas con la infraestructura necesaria para la instalación de la planta se realizó como parte de los incentivos para que se instalara en el Estado. Al cancelar la inversión, cubrió los gastos como indemnización, pero antes de eso el desembolso estatal no habría tenido vuelta.

De concretarse el regreso de la Ford, con la exigencia de incentivos que tales inversiones traen aparejadas, ¿el Congreso del Estado ya no discutirá la venta del predio sino volverle a donar a la empresa armadora de automóviles el mismo predio?

¿El plan B del gobernador Juan Manuel Carreras López ya no logrará su objetivo de obtener recursos “para compensar el desbalance presupuestario ocasionado por la pandemia”?

Puente Orozco se declara listos para entregar de manera inmediata. Si es a la Ford, ¿será en venta o como incentivo? Si llega a ser venta, la Ford contribuirá a la solución del “desbalance presupuestario”. Si llega a ser incentivo, ¿cómo se compensaría la alternativa perdida?

¿Carreras López tendrá que volver a abrir su abanico de posibilidades de Atención Financiera a la Contingencia Sanitaria por el Covid-19?