Carolina del Norte, Estados Unidos.- Una joven de 19 años llamada Ciera Swaringen ha sido molestada por sus compañeros de clases durante toda su vida a causa de sus marcas de nacimiento que cubren su cara y cuerpo.

Ciera tiene un gran número de lunares desde la punta de sus pies hasta la cabeza, esta condición solo afecta a una persona entre 500 mil, donde dos terceras partes de su cuerpo están cubiertas por lunares.

La joven aseguró a Daily Mail que desde que era una niña ha sido víctima de burlas de extraños, pero ha aprendido a amar su apariencia única.

Los adolescentes son los primeros en decirme cosas crueles, mencionó, dicen cosas como ‘parece que estás sucia, vete a lavar’.

La chica aseguró que está orgullosa de ser diferente.

“Todos somos diferentes y debemos sentirnos bellos tal como somos”, comentó.

 

Desde pequeña la niña fue diagnosticada con Melanoma gigante congénito, una condición en la piel que causa lunares de gran tamaño en todo el cuerpo.

Sin embargo la joven no siempre ha estado contenta con su apariencia, principalmente por las críticas y señalamientos de los demás.

“Una vez escuché a un niño reirse de mi en el autobús escolar y decir que parecía un perro moteado”.

“Eso realmente afectó mi confianza, era pequeña y me hizo sentir muy diferente de el resto de los niños, sentía como si algo estuviera mal conmigo”.

La chica asegura que actualmente en su ciudad, una localidad pequeña de apenas 600 personas, todos la conocen y la tratan con afecto, ” me siento como una persona normal”, confesó.

“Recuerdo que cuando estaba en la escuela mi mamá me dijo que mis marcas de nacimiento eran besos de ángeles y eso realmente se me quedó”, dijo.

Cuando Ciera nació, su aspecto causó gran impacto en los doctores y sus padres la llevaron a un centro médico especializado para analizar sus lunares, después de que les aseguraron que no representaban un riesgo para la salud fue llevada a su casa.

El Debate

Leave a Reply