8417ab0a6bce755dbd25c36d94ec39a9

 

Aunque pueda parecerlo, la historia que vamos a contar en este artículo no corresponde a un capítulo de Game of Thrones ni de alguna otra serie de fantasía. Los hechos que aquí se van a narrar tienen un origen histórico real,  aunque es cierto que en ocasiones no se sabe hasta que punto se mezcla la verdad con la leyenda, y en este caso tan misterioso, cuesta creer que todo sea real.

A continuación conocerás la historia de Inés Castro, “La Reina Cadáver”.

La muerte de Inés de Castro.

Inés era la hija de una familia gallega muy poderosa, la casa Castro. El príncipe Pedro I de Portugal (1320-1367) se enamoró ciegamente de Inés Castro y llevados por la pasión se casaron secretamente sin que ni tan siquiera el padre de Pedro, el rey Alfonso IV lo supiera. A partir de entonces, la vida de Inés y Pedro se convirtió en una de las historias de amor más trágicas y bellas de todos los tiempos.

Cuando Alfonso IV se enteró del casamiento de su hijo, y temiendo posibles complicaciones políticas que se podían presentar por la enemistad de la familia de la joven con otras familias importantes, inventó cargos contra la joven, que fue juzgada, hallada culpable y decapitada.

Ines_de_castro

Como era de esperar, el Príncipe Pedro I enfureció al enterarse de la noticia de la muerte de su amada, y guiado por el odio a su padre y a todos los implicados en el asesinato, comenzó una guerra civil que no terminó hasta la muerte del Rey en 1357.

La ‘resurrección’ de Inés de Castro.

Al alcanzar el trono, el ahora Rey Pedro I decidió desenterrar el cuerpo de su amada y arrancar el corazón a sus verdugos y a todas las personas implicadas en su asesinato. El cuerpo muerto de Inés fue colocado en un trono y coronado como Reina consorte. Se dice que todos los altos mandos y dignatarios del país tuvieron que rendirle pleitesía, besándole la mano y tratándola como si aún estuviera viva. Inés de Castro fue con toda probabilidad la única Reina que ‘reinó’ muerta.

Inés de Castro (muerta en el trono) (001)

Es cierto que los investigadores no han podido corroborar con datos esta parte de la historia, pero es igual de cierto que se trata de una historia muy conocida entre los habitantes de Portugal que la pasaron de generación en generación.

Más tarde, el Rey Pedro I celebró unos suntuosos funerales en recuerdo de su esposa, y mandó construir una tumba de mármol blanco con una figura de la reina coronada. Pedro ordenó antes de su propia muerte, situar su sepultura justo enfrente de la de Inés, haciendo que los pies de ambos se tocaran. Quería que su amada Inés fuera lo primero que viera el día de su resurrección.

alcobaca_sepulcro_ines_castro

Inspiración de cuentos y novelas.

La historia de Inés y Pedro no pasó desapercibida para nadie y son cientos los cuentos y novelas que se inspiraron en el amor y la tragedia de esta pareja. Por ejemplo, el escritor Luis Vélez de Guevara se sirvió de esta historia para escribir su drama “Reinar después de morir” (1652).

Leave a Reply