Carlos Rubio

El día de hoy, lunes 9 de marzo, se está llevando a cabo el paro nacional Un día sin ellas, convocado por las mujeres para simular una desaparición y así visibilizar la importancia de su presencia y su trabajo en la vida cotidiana.

En el Centro Histórico de San Luis Potosí hay presencia tanto de hombres como mujeres, sin embargo es notorio el menor número de mujeres que camina por las calles y, además, muchas lo hacen vistiendo una prenda morada o rosa, como suéteres, blusas o bufandas que visiblemente son en apoyo al movimiento.

Andrea hoy tuvo que asistir a la escuela porque sus papás la obligaron y no les importó que quisiera faltar, pero decidió portar un suéter morado para solidarizarse.

Claudia trabaja en un puesto de fruta y no pudo quedarse en casa el día de hoy porque ella y su familia viven de las ganancias que se obtienen por día.

Hay algunos negocios que por el momento se encuentran cerrados, aunque la mayoría están abiertos y operando con personal masculino.

Mónica trabaja en una tienda departamental y se vio obligada a asistir porque el salario quincenal apenas le alcanza para mantenerse adecuadamente y si le descontaran un día posiblemente no podría pagar algún servicio indispensable o incluso la renta de su casa.

Imelda ya tiene 70 años y pasea con un rostro enérgico por las calles mientras porta un paliacate morado en el cuello; ella dice que no quiso esconderse el día de hoy, “porque no le tengo miedo a los hombres y es mejor que vean que a mi edad voy a seguir protestando como ayer”.

Hasta el momento las calles se sienten bastante tranquilas, la afluencia vehicular es baja en comparación con otros días y algunas paredes siguen pintadas por la protesta feminista que se realizó el día de ayer en conmemoración del Día Internacional de la Mujer.