Astrolabio

 

Ciudad de México (21 de mayo de 2016).- Por faltas injustificadas, por no haber asistido a las evaluaciones y por intentos de sabotaje, alrededor de diez mil maestros de educación básica han sido despedidos en esta administración federal.

De ese total, nueve mil 200 fueron cesados en los últimos ocho meses, luego de que Aurelio Nuño Mayer asumió el cargo en agosto de 2015 y que desde entonces aseveró que en la aplicación de la Ley del Servicio Profesional Docente no hay marcha atrás.

En un recuento elaborado por Excélsior, hasta este 20 de mayo suman nueve mil 709 profesores cesados, tanto por haberse ausentado de las aulas para participar en paros más de tres días en un mes como por haberse negado a presentar las evaluaciones que indica la Reforma Educativa .

De acuerdo con las cifras de la Secretaría, el cese de docentes más numeroso fue el que aplicó el 1 de marzo de 2016, con un total de tres mil 360 profesores, luego de que Nuño Mayer dio a conocer los resultados de la Evaluación de Desempeño Docente, señalando que esa cifra correspondía a los maestros de 28 estados que no se presentaron a dicho proceso.

En segundo lugar, se encuentra el cese de tres mil 119 maestros de Oaxaca, Michoacán y Guerrero, quienes sumaron cuatro faltas seguidas esta semana para integrarse al paro convocado por la Cordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El primer anuncio de maestros que fueron dados de baja lo hizo Emilio Chuayffet el 7 de febrero de 2014, cuando era el secretario de Educación Pública y dio a conocer que por sumar más de tres faltas en un mes, la SEP determinó cesar a 500 profesores; aunque en ese entonces la dependencia omitió señalar de qué estados eran esos profesores.

En octubre de 2015, Aurelio Nuño dio a conocer que identificaron a 291 profesores que no se presentaron a la evaluación diagnóstica y por tanto se les despidió, ya que la ley establece que al año de obtener una plaza a través del concurso de ingreso, esos profesores están obligados a responder un examen diagnóstico para conservar su puesto.

Casi tres meses después, el 8 de diciembre del año pasado, la dependencia federal volvió a dar a conocer que junto con el gobierno de Guerrero identificaron a cinco profesores que intentaron sabotear la evaluación de desempeño en esa entidad y por tanto determinaron despedirlos.

En ese mismo estado, el 9 de abril la SEP evidenció que más de mil 300 profesores fueron separados del servicio por no haberse presentado a la evaluación de desempeño extraordinaria que representaba una segunda oportunidad, y quienes no fueron terminaron en el despido.

Habrá más despidos en Chiapas.

A estos profesores que perdieron su plaza por incumplir la ley se suman mil 134 docentes de Chiapas, quienes hasta ayer viernes sumaron cuatro faltas por haber participado en el paro de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

En esa entidad los paros iniciaron el pasado martes 17, pero ayer viernes operó 96.8 por ciento de los centros escolares y sólo se registraron suspensión de clases en 580 escuelas del estado.

“Según el seguimiento realizado hasta ahora, se han identificado mil 134 maestros y trabajadores no docentes que serán dados de baja del servicio al haber incurrido en cuatro faltas consecutivas”, se detalló.

Normalidad en las escuelas.

En Oaxaca trabajó 99.5 por ciento de las escuelas, y sólo se reportaron paros en 580 escuelas, mientras que en Guerrero el servicio educativo volvió a operar con normalidad en el ciento por ciento del estado, y en Michoacán el nivel de apertura de escuelas se incrementó del  85 a 97.2 por ciento, dejando sin clases a los niños de 320 escuelas.

Mudan su plantón.

La presencia de elementos de la Policía Federal y de la capitalina movió a los maestros del plantón instalado en Bucareli, frente a la Secretaría de Gobernación.

Según versiones de los maestros, el plantón se levantó porque fueron amenazados con ser desalojados.

Alrededor de las 5:00 horas los profesores comenzaron a levantar sus casas de campaña, lonas y otras pertenencias, dejando basura y malos olores.

Todo parecía indicar que los maestros se retirarían de la capital del país, pero emprendieron su marcha rumbo al Zócalo capitalino, pero sin llegar a su destino.

Desde que se retiraron y hasta las 10:00 horas de la mañana elementos de Seguridad Pública de la Ciudad de México les impidieron el paso a la altura del Hemiciclo a Juárez y una vez que todos estaban en avenida Juárez, también cerraron a la altura de la calle Revillagigedo.

Los profesores reclamaron haber sido “encapsulados” hasta que lograron negociar su instalación en la Plaza de Santo Domingo, en la calle de Brasil, Centro Histórico.

Una vez instalados frente a la SEP, al mediodía de ayer, los líderes de la CNTE amenazaron que a partir del próximo lunes reforzarán sus movilizaciones, y el plantón en la Ciudad de México.

En medio de lonas, carpas y casas de campaña los líderes de la Coordinadora de Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Ciudad de México y Michoacán ofrecieron una conferencia de prensa en la que reiteraron que el cese de más de 3 mil 100 profesores anunciado por Aurelio Nuño, titular de la SEP, no los va a amedrentar ni mermará su lucha.

Exigieron establecer una mesa de diálogo con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong o con el propio presidente Enrique Peña Nieto,. pues los maestros de la CNTE piden la renuncia del secretario de Educación pública, porque aseguraron que no ha atendido sus demandas.

No llegarán al Zócalo.

A los integrantes de la CNTE no se les permitirá el ingreso al Zócalo, y aún se negocia su permanencia en la Plaza de Santo Domingo, afirmó el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Tras celebrar el Día del Voceador, Mancera insistió en que permanecerá el operativo policiaco para evitar que los maestros ingresen a la Plaza de la Constitución.

“No hay posibilidad de que lleguen al Zócalo, están hablando con la Secretaría de Gobierno. Ellos querían permanecer en el Hemiciclo, no hay posibilidad tampoco. Están ahora en la Plaza de Santo Domingo, y el gobierno está hablando con los liderazgos. Ninguna posibilidad en el Zócalo.”

Ésta es la primera ocasión en que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación se instala en plantón en el Centro Histórico desde el desalojo de septiembre de 2013.

 Ese año, la CNTE instaló un campamento en el Zócalo el 8 de mayo y continuó fortaleciendo su presencia hasta ser retirado por la Policía Federal el 13 de septiembre de ese año, y se reinstalaron en el Monumento a la Revolución donde fueron retirados por completo el 19 de febrero pasado.

Fuente: Excélsior.

 

Leave a Reply

A+