Christopher  tiene seis años y perdió la visión de su ojo izquierdo tras sufrir acoso escolar por parte de un compañero en su salón de clases.

Han pasado ocho meses desde que el menor fue víctima de bullying y los padres están a la espera de que se haga justicia.

La señora Adela Patricia López Castillo reiteró que su hijo fue lastimado en más de una ocasión en el aula, por el descuido de la profesora.

Al ver que en la primaria Lázaro Cárdenas no se hizo nada, los padres de Christopher decidieron cambiarlo de turno, pero le exigen a la autoridad que actúe.

“Este caso no debe quedar impune”, recalcó  la mamá del niño, con la voz entrecortada, hace una pausa y con sus manos se limpia las lágrimas del rostro.

No hubo  apoyo. Durante los últimos ocho meses, los padres del menor han tenido que empujar para derribar la barrera de la burocracia y lograr que Christopher sea atendido e incluso hasta tienen deudas de alrededor de los 20 mil pesos.

El Debate

Leave a Reply