Astrolabio

Alejandro Rubín de Celis

¿Realmente Xavier Nava Palacios tiene posibilidades de ser candidato a la gubernatura por el Partido Acción Nacional (PAN) en 2021? Muy difícil.

El alcalde de San Luis Potosí la tiene cuesta arriba pues en el PAN hay al menos otros seis personajes que también buscan la postulación abierta o veladamente. No se sabe  que tenga un grupo sólido de apoyo al interior de ese partido y ni siquiera cuenta con el respaldo de regidores y síndicos del ayuntamiento que él mismo encabeza, que ya le han hecho ver su suerte en más de una ocasión.

Entre quienes serían sus posibles contendientes en la interna del PAN ꟷpartido del que él no es militanteꟷ están Sonia Mendoza, ex diputada local, ex diputada federal, ex senadora y actualmente diputada local, que perdió en la elección por la gubernatura en 2015 pero que no ceja en su afán de ser gobernadora de San Luis Potosí.

Octavio Pedroza Gaitán, ex alcalde de la capital, ex diputado federal y ex senador, quien ya ha hecho públicas sus aspiraciones a la gubernatura y ha creado el movimiento San Luis Podemos con el que se ha adelantado para hacer trabajo político en pro de su candidatura.

Xavier Azuara, diputado federal que en 2015 perdió la elección por la presidencia municipal de San Luis Potosí contra Ricardo Gallardo Juárez y que ahora cree que tiene los méritos suficientes para ser candidato a la gubernatura por haber sido también diputado local, dirigente estatal del PAN y haber ocupado diversas carteras dentro de su partido. Aunque no se ha incluido entre los aspirantes, en círculos políticos se sabe que es otro de los interesados.

Alejandro El Boris Lozano, ex diputado local que intentó sin conseguirlo ser candidato a senador el año pasado y que fue responsable de Asuntos Jurídicos de la Embajada de México en el Vaticano, cargo al que renunció a principios de 2019 supuestamente para emprender un proyecto sobre políticas públicas en San Luis Potosí pero que en realidad tiene que ver con su proyecto por la gubernatura del estado.

Marco Antonio Gama Basarte, ex diputado federal y senador en funciones que pese a su gris trayectoria política también siente que oye el canto de las sirenas.

Rolando Hervert Lara, sin mayor trayectoria política que ser diputado local y actual presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado.

Marcelo de los Santos Anaya, sin trayectoria política pero apadrinado nada menos que por su padre el ex gobernador Marcelo de los Santos Fraga.

Competir y ganar en la interna del PAN, aún cuando no todos los que ahora quieren se inscriban como precandidatos ꟷporque unos puedan declinar a favor de otrosꟷ, se ve sumamente complicado para Xavier Nava.

El alcalde fue candidato externo del PAN a la alcaldía de la capital, y aunque en la elección del año pasado contó con el apoyo de un sector del panismo, hay inconformidad porque son pocos los miembros de Acción Nacional a los que ha incorporado a su gobierno.

Uno de sus posibles oponentes, el senador Marco Antonio Gama, cuestionó en agosto pasado que el ayuntamiento que encabeza Nava no había cumplido los compromisos adquiridos para hacer efectiva la Alerta de Violencia de Género.

Para su desgracia, no cuenta con el respaldo político de sus regidores y síndicos quienes cuestionaron la forma como la policía municipal desalojó de sus oficinas a la ex oficial del Registro Civil, Teresa Carrizales, y hasta pidieron la renuncia del secretario general del ayuntamiento, Sebastián Pérez, por haber dado la orden del desalojo. El regidor Cristian Azuara consideró que el secretario general ha sido incapaz de manejar la política interna y externa del ayuntamiento, y de dar respuesta satisfactoria a diversas demandas ciudadanas.

Las críticas internas, que no suelen darse en las administraciones municipales por lealtad  y lambisconería al alcalde, se explican porque varios regidores están impulsando la candidatura de algunos de los aspirantes a la gubernatura que aquí se mencionan y que no ven a Nava Palacios como un político que trae puesta la camiseta del Acción Nacional.

Frente a este adverso panorama, ¿decidirá Nava competir en la interna del PAN como candidato externo o se afiliará al PAN como condición para que tenga posibilidades de ganar la candidatura, como lo ha planteado el ex gobernador Marcelo de los Santos?

Porque, quienes resulten sus oponentes no dudarán en ponerle todos los traspiés posibles, basándose en las debilidades de su administración y su nula militancia panista, con tal de que sea derrotado en la elección interna.

¿Le convendrá más buscar la reelección como alcalde y luego una diputación federal o una senaduría para regresar en 2027 en mejores condiciones de competencia para obtener la postulación panista al gobierno del estado?, ¿o al revés, buscar en 2021 una diputación federal y contender nuevamente por la alcaldía en 2024 para llegar al 2027 con dos alcaldías en su haber para competir en mejores condiciones en la interna del PAN?

Lo que es seguro es que no se quedará con los brazos cruzados porque son bien conocidas sus aspiraciones y si no se le hace la candidatura en 2021 seguramente la buscará en 2027. Pero está claro que para año entrante tiene escasas posibilidades de ser el candidato de Acción Nacional.

Y es casi imposible pensar que llegue a ser el abanderado de Morena, donde hay grupos de navistas y de militantes y simpatizantes de izquierda que lo rechazan abiertamente por considerarlo un traidor que se alío a los Gallardo ꟷampliamente conocidos por sus corruptelasꟷ y que luego los denostó para lograr la presidencia municipal.

Se ha llegado a decir que hasta pudiera buscar una alianza con el PRI, partido al que su abuelo, el doctor Salvador Nava Martínez combatió gran parte de su vida  por su estilo de gobernar basado en la corrupción y su divorcio con la sociedad civil y sus necesidades.

Suena poco probable pero no imposible en la época actual donde hemos visto las más inverosímiles alianzas, como la del año pasado entre PAN y PRD ꟷaún entonces en poder de los Gallardoꟷ para competir juntos en ciertos municipios, y ser acérrimos rivales en otros.

 

 

A+