wallpapers-marihuana-wise-com-marijuana-plants-1280x720

CIUDAD DE MÉXICO (8 de Noviembre de 2015).- Centros de Integración Juvenil (CIJ) advirtió que la legalización de la mariguana con fines recreativos trae aparejado un riesgo para la población infantil, pues existen empresas que producen dulces, malvaviscos, chocolates y bebidas hechos con cannabis, cuyas envolturas son muy similares a las de los cereales, chicles y caramelos que suelen consumir los niños.

Carmen Fernández Cáceres, directora de los CIJ, puso como ejemplo lo ocurrido en Denver, Colorado, uno de los estados de Estados Unidos que legalizó la mariguana con fines lúdicos, donde existen los caramelos Cheeba Chews, las galletas Buddafinga, las palomitas Pot Corn y los dulces Ring Pots, los cuales contienen dosis de THC (Tetrahidrocannabinol) principal agente sicoactivo de la cannabis. Todos sus empaques son altamente atractivos para los menores.

En una ponencia durante el 16 Congreso Internacional en Adicciones, en el marco de la XXVI Conferencia Mundial de Comunidades Terapéuticas, la directora de los CIJ señaló que “los niños y adolescentes que consumen mariguana tienen mayor vulnerabilidad a efectos negativos a largo plazo, debido a que el cerebro se encuentra aún en desarrollo”.

Expuso que los “adultos que consumieron regularmente mariguana durante la niñez o la adolescencia tienen disminución de conexiones neuronales en áreas del cerebro relacionadas a la alerta y autoconciencia, aprendizaje y memoria”.

Preocupación

Al respecto, el presidente de la organización norteamericana Smart Approaches to Marijuana (SAM), Kevin Sabet, dijo que en Estados Unidos existe la preocupación porque los menores de edad consuman mariguana a través de golosinas, pues no saben qué es lo que están ingiriendo.

“Los jóvenes pueden incrementar su uso, niños comiendo chocolates, galletas, paletas, dulces con THC. Ellos no saben lo que es, ellos sólo lo toman y se lo comen y estamos muy preocupados por eso”.

Esta organización asevera que “esto es lo que está impulsando, el aumento de 268% en la exposición de niños de 0 a 5 años de edad a productos hechos con mariguana en Colorado”, de acuerdo con un informe del Rocky Mountain Poison Center.

“Estos productos son sin duda muy atractivos para los niños mayores y los adolescentes, pues saben exactamente lo que son. Esta manera de empaquetar mariguana hace que parezca más seguro y benigno”, señala.

Incluso, Rocky Mountain Poison Center reporta un aumento en el número de padres llamando a su línea de atención para indicar que su hijo ha consumido mariguana.

Protestas

En octubre del año pasado, las autoridades de salud de Colorado pidieron que se prohíba la producción y venta de golosinas con mariguana, incluyendo galletas de chocolate y caramelos, para evitar la confusión de esos productos con aquellos que no contienen esa sustancia. En su llamado, el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado pide que los paquetes o envases de las golosinas con mariguana contengan colores o diseños que las diferencien claramente de otros productos, “para que nadie accidentalmente
coma o beba esta droga”.

La medida ocurre después de una reciente demanda por parte de la empresa Hershey’s contra una compañía de Colorado por producir chocolates similares a los suyos y también a la creciente preocupación de diversos departamentos de policía por la potencial distribución de golosinas con mariguana durante las festividades de fin de año.

Consecuencias

  • Los adolescentes tienen mayor vulnerabilidad a efectos negativos a largo plazo, debido a que el cerebro se encuentra aún en desarrollo.
  • Los adultos que consumieron regularmente mariguana durante la adolescencia  presentan disminución de conexiones neuronales en áreas del cerebro relacionadas con la alerta y autoconciencia, aprendizaje y memoria, además de conexión funcional reducida en redes prefrontales.
  • El uso frecuente de mariguana en la adolescencia y adultez temprana disminuye el Coeficiente Intelectual.
  • Su consumo habitual se asocia al riesgo de esquizofrenia en personas vulnerables genéticamente. El consumo semanal aumentó al doble el riesgo de depresión y de ansiedad y cinco veces el riesgo de intentos suicidas entre las jóvenes.
  • Fuente: Excelsior