Astrolabio

Leticia Vaca

En reunión que sostuvieron líderes y representantes políticos con integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales para analizar la iniciativa que propone la disminución de diputados plurinominales de 12 a nueve y aumentar de 15 a 18 los de representación proporcional, actores partidistas mostraron su rechazo a la propuesta que impulsa la organización Cambio Por San Luis.

Al respecto, el vocero del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Alejandro García Moreno, consideró que, de aprobarse, se afectaría la democracia, según dijo, porque “vamos a obligar a los ciudadanos que no coinciden con las ideologías de los demás partidos a que se tengan que agremiar a los tres partidos más grandes, por un capricho”.

Aunque reconoció que la iniciativa es buena, reiteró que no se puede obligar a los ciudadanos a participar en un partido con el que no coincidan sus ideológicas.

Por su parte, Edmundo Torrescano, secretario en funciones de presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pidió que “se haga un verdadero análisis en el esquema secuencial. Nosotros nos quedaríamos más o menos igual en cuanto a la participación”.

Sin embargo, pese a que estimó que al Revolucionario Institucional no le afectaría la reducción de plurinominales, por el número de votos que se han alcanzado, podrían afectar a los partidos minoritarios, “porque no podrían alcanzar el porcentaje mínimo para poder tener representación proporcional, en el PRI siempre siempre he estado a favor de la reducción de plurinominales”.

En el caso de la líder del Partido del Trabajo (PT), Patricia Álvarez, justificó que, a pesar de que se dé la disminución de plurinominales, en San Luis Potosí no se vería reflejado un ahorro “porque a fin de cuentas ese dinero ya está presupuestado año con año, y si no se va para diputados se iría para otras cosas que los diputados pudieran considerar como más bonos”.

Con la iniciativa prestada por integrantes de Cambio por San Luis, aseveró su vocero, Michel Hernández Piña, se busca que estos cargos plurinominales no “sigan siendo favores políticos y que finalmente los partidos minoritarios terminan cediendo negociaciones con partidos de mayoría”.

A+