Foto tomada de internet

Antonio González Vázquez

La zona limítrofe entre los estados de Zacatecas y San Luis Potosí se ha convertido durante los últimos días en escenario de atrocidades. En las colindancias de los municipios de Villa de Ramos, Cedral y Vanegas en el Altiplano potosino, hoy fueron localizadas dos camionetas abandonadas con 12 cuerpos en su interior.

En esa parte del Altiplano potosino, en la frontera con Zacatecas, en tres días han sido descubiertos 22 ejecutados.

Apenas el pasado sábado 3 de octubre, al borde de la carretera Cedral-Vanegas, en los límites con Zacatecas, se habían descubierto seis cadáveres encobijados, uno correspondía a una mujer.

Antes, el 1 de octubre, en un paraje a unos metros de la carretera que comunica a Vanegas con el estado de Zacatecas, fueron encontrados tres cuerpos; estaban cubiertos con sábanas.

El 4 de octubre, en un despoblado de la comunidad El Barril, municipio de Villa de Ramos, cerca de los límites con Zacatecas, fue encontrado el cuerpo de un hombre envuelto en una cobija.

Por la mañana de este lunes, en la comunidad de Dulce Grande, en los límites entre Villa de Ramos y Zacatecas, fueron ubicadas dos camionetas sin placas en cuyo interior había 12 cadáveres, dos de ellos, de mujeres.