Astrolabio

giphy-2

 

Ciudad de México (19 de febrero de 2016).- ¿Qué tiene que ver tu amigo felino con tu nivel de colesterol, con la salud de los niños y hasta con el medio ambiente? La ciencia responde y la asociación internacional World Animal Protection (Protección Animal Mundial) enlista siete razones por las que amarás aún más a tu gato.

La organización aclara que estas mascotas son los compañeros predilectos, contrario a lo que muchas personas piensan. Quienes comparten su hogar con estos animales “saben lo injusta que es su reputación”, comentan en su sitio web.

Los felinos son cariñosos, inteligentes y muy habilidosos, de acuerdo con Protección Animal Mundial. Pero, ¿sabrán sus dueños que también tienen beneficios para su salud, por ejemplo?

A continuación presentamos algunos datos curiosos elegidos por la ONG, que seguramente te harán amar aún más a tu gatito:

 

 

 

Buenas vibraciones, literalmente.

¿Te sientes mejor después de acariciar a tu gato? Puede que tenga una razón respaldada por la ciencia. Estudios realizados en los últimos años, demuestran que la frecuencia del ronroneo de los gatos –aquel sonido que hacen cuando están felices– ayuda a los huesos y músculos a sanar. Esta “tecnología” felina puede ser usada para ayudar a los astronautas a mantener su masa muscular y densidad ósea en el espacio, por ejemplo.

Le hacen bien a tu salud.

La compañía de un gato también puede ayudarte a relajarte y mejorar tu presión arterial, colesterol y niveles de estrés. De acuerdo con investigaciones de psicólogos de San Francisco, Estados Unidos, acariciar regularmente a un felino, contribuye a disminuir el nivel de ansiedad.

Mejora la salud de los bebés.

La investigaciones demuestran también que exponer a los niños a los gatos con regularidad ayuda a prevenir ciertas condiciones respiratorias, como el asma. El contacto temprano también puede evitar que los recién nacidos desarrollen alergias.

¿El motivo? Tener un gato en casa fortalece su sistema inmunológico.

Ayudan a mantener sano el corazón.

Por si fuera poco, cuidar a un gato también reduce hasta en un 30 por ciento las probabilidades de morir de un ataque cardiaco.

De acuerdo con Huffington Post, el estudio fue realizado en 2008 por investigadores del Instituto Stroke de la Universidad de Minnesota, los científicos, tras observar a casi 4500 personas (tres de cada cinco participantes tenían gato) durante un período de 10 años, consiguieron determinar que los dueños de felinos experimentaban una reducción del riesgo de muerte por ataque al corazón del 30 por ciento, en comparación con quienes no convivían regularmente con estos animales de compañía.

Otro estudio de 2009 también llegó a la conclusión de que tener gatos está asociado a una disminución del riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares.

Son más ecológicos.

“Nosotros también amamos a los perros (¡y a todos los animales!)”, señala la asociación, pero subraya que los gatos tienen una ventaja, ya que una investigación del 2009 calculó la huella ecológica de los animales de compañía y allí se determinó cuánto carbono era emitido para producir el alimento de cada especie. Por consumir porciones generalmente menores, y por alimentarse más de peces que de productos hechos a base de maíz o carne bovina, los gatos fueron considerados “más ecológicos”.

Enseñan a tener empatía.

Girl_and_cat-pic

Crecer en un hogar con animales ayuda a los niños a desarrollar habilidades sociales y empatía. En el caso de los pequeños que conviven con gatos, se ha observado una mejor comprensión de lo que otras personas piensan y sienten. Esto significa que, antes de actuar, los niños toman en cuenta cómo sus acciones afectarán a los demás.

Fuente: Sin Embargo.

Leave a Reply

A+