Astrolabio

giphy-7

 

Ciudad de México (18 de marzo de 2016).- El 20 de enero de 2009 la historia de la política estadounidense dio un revés que pocos pensarían que sucedería más allá de una ficción, el primer presidente afroamericano había sido electo para gobernar la Unión Americana.

Barack Obama llegó acompañado de su esposa Michelle y sus hijas Sasha y Malia para habitar la Casa Blanca por los siguientes cuatro años, para después marcar su reelección en 2012.

El cuadragésimo cuarto mandatario presidencial rompió las formalidades protocolarias a los pocos meses de ocupar la Oficina Oval, ya que el 31 de julio sostuvo una reunión con prensa presente, en la que se veía a Obama compartir unas cervezas junto al profesor Henry Gates y el sargento James Crowley, quienes tuvieron un roce de polémica racial cuando el policía blanco detuvo al académico afroamericano.

La Primera Dama también se le ha unido a su marido, dejando las faldas y vestidos para las formalidades, enfundándose en pantalones para el diario y llevando una actitud más relajada. Tal como apareció en 2010 en el programa de Ellen DeGeneres bailando a cuadro para promocionar “Let’s Move!”, una campaña para combatir la obesidad infantil en Estados Unidos.

Sin embargo, los Obama no tuvieron que esperar a llegar al poder para empezar a demostrar que son personas comunes y corrientes, ya que la pareja solo continuó sus actitudes cotidianas al llegar a la Casa Blanca.

Michelle Obama: primera dama con pantalones.

 

 

Evolución de la mamá bailando.

Desinhibida, con zapatos de piso y de sonrisa amplia, Michelle ha bailado en el programa nocturno del conductor Jimmy Fallon, para presentar los pasos de baile que sigue una mamá. Sus intervenciones fueron en 2013 y 2015.

 

Entendiendo a las generaciones.

Michelle Obama entiende la demanda actual de cómo la tecnología está presente en las nuevas audiencias, por lo que los canales de comunicación en la Casa Blanca se han expandido a redes sociales como Vine, Snapchat, Instagram, entre otras.

Cerca de las audiencias.

Las cuentas de Twitter de Michelle Obama –la personal y la oficial como Primera Dama– tienen 5.4 y 3.93 millones de seguidores actualmente, ambos perfiles fueron creados durante la administración presidencial de su esposo y cuando ella utiliza la red social firma como “–mo.”.

Barack-et-Michelle-Obama

Barack Obama: Presidente sin corbata.

Después de trabajar…

El mandatario gusta de tomarse una cerveza, aparece con la misma y sin miedo a ser retratado por los medios. En 2014 se le vio públicamente en un billar de Denver, Colorado, donde tomó el taco y jugó junto al gobernador John Hickenlooper.

 

Tuits malvados.

En el programa nocturno de Jimmy Kimmel, Obama tomó el micrófono para leer los comentarios en 140 caracteres que sus ciudadanos querían decirle, en un tono un poco más de reclamo que de aplauso.

Un café con Barack.

El comediante Jerry Seinfeld invitó al presidente a su serie “Comedians in cars getting coffee”, en la que como su título dice, fueron a tomar un café de manera relajada –y sin pretensiones– en las instalaciones de la Casa Blanca.

Fuente: Reporte Índigo. (Por Hidalgo Neira)

 

Leave a Reply

A+