Abelardo Medellín

El día de ayer la dirigencia nacional del Partido Verde Ecologista de México y la Coordinación de su grupo parlamentario en la Cámara de Diputados dieron una rueda de prensa donde defendieron a Ricardo Gallardo Cardona de los señalamientos y antecedentes que se han publicado en medios de circulación nacional en su contra.

Los compañeros de Gallardo Cardona en el PVEM expresaron su respaldo total al diputado federal que, en palabras de los dirigentes del partido, está en vías de ser el próximo candidato a la gubernatura de San Luis Potosí, por lo que en más de una ocasión utilizaron sus intervenciones para asegurar que el ex alcalde de Soledad de Graciano Sánchez no tenía ninguna denuncia pendiente, como lo señalaron columnas nacionales y medios locales, y que incluso ya está “exonerado” de los delitos de los que se le acusan.

Sin embargo, los comentarios de la dirigencia y bancada del Verde Ecologista son rebatibles si se analiza la historia de este personaje político, quien no hace mucho cumplía condena en prisión y ahora es apoyado en su carrera política por toda una agrupación partidista.

GALLARDO, DEFENDIDO CON VERDADES A MEDIAS

“A través del trabajo y las pruebas se te ha exonerado de fondo”, dijo durante su intervención en la rueda de prensa el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PVEM, Carlos Alberto Puente Salas, quien hizo esta aseveración en referencia a los cargos por los que el diputado Gallardo Cardona estuvo preso en un penal de alta seguridad del 5 de enero al 9 de diciembre de 2015 por delincuencia organizado y operaciones con recursos de procedencia ilícita, ya que se le acusó de desviar más de 200 millones de las arcas de Soledad de Graciano Sánchez utilizando a la Clínica de Especialidades Wong para triangular los recursos a empresas donde era socio.

Alberto Puente también se tomó un momento para responder a una periodista que “la exoneración de Ricardo Gallardo no fue de forma, […] se probó que todo lo que se había manejado entonces era una mentira”, sin embargo el diputado Gallardo Cardona, más que exonerado, fue amparado.

En la resolución de amparo indirecto número 16/2015 publicada el 26 de agosto de hace cinco años, el magistrado del Segundo Tribunal Unitario del Quinto Circuito, Ricardo Martínez Carbajal, dictó un amparo liso y llano para el ahora diputado federal, por “la insuficiencia de pruebas en esa etapa procesal”, por lo que salió de prisión gracias a este recurso.

Empero, en la página 257 del amparo, se señala que, derivado de diversos dictámenes, es posible inferir que Gallardo Cardona, en su carácter de alcalde Soledad de Graciano Sánchez, “distrajo de su objeto para usos propios recursos económicos pertenecientes al Estado, no obstante haberlos recibido en administración, conducta que bien pudiera actualizar algún otro ilícito”.

Por tal motivo, y debido a que se comprobó un tipo de triangulación, el 16 de diciembre de 2016, Angélica Ramírez Trejo, juez tercero de Distrito en el Estado, negó un amparo promovido por Gallardo Cardona con el cual buscaba descongelar cuentas que se vieron afectadas en la investigación por la que estuvo preso en 2015.

Ricardo Gallardo Cardona promovió este amparo, con el número 714/2015, el 4 de junio de 2015, con el cual buscaba dar marcha atrás con el aseguramiento de sus cuentas bancarias en BBVA, Santander, Banregio y HSBC.

El entonces recién excarcelado no logró que este amparo fuera exitoso y el Tribunal Colegiado en Materia Penal del Noveno Circuito confirmó en el segundo punto de su sentencia que no se podía amparar por los actos del “aseguramiento de las cuentas bancarias (aperturada en BBVA Bancomer, Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero BBVA Bancomer; y () de Banco Santander, Sociedad Anónima, Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Santander México; ordenado mediante acuerdo de treinta de diciembre de dos mil catorce, dentro de la averiguación previa (*), así como los diversos oficios que ordenan su ejecución material”.

Al día de hoy, las cuentas siguen congeladas.

ECHANDO CULPAS A LAS PLUMAS

El presidente del PVEM, evadiendo la pregunta de qué pruebas presentará el diputado Gallardo Cardona para certificar que no ha cometido ningún delito, tomó un momento de la rueda de prensa para descalificar las publicaciones que ha hecho en días recientes el columnista Salvador García Soto, a través de su espacio de opinión Serpientes y escaleras que se publica en el Universal; sobre él, dijo que:

“aquel que tiene el poder de tener una pluma, de manera merecida o inmerecida, pareciera que puede señalar a cualquiera, hoy le tocó a Gallardo, mañana puede ser cualquiera de nosotros […] yo invitaría al señor García Soto […] que si tiene información la presente ante la Fiscalía General de la República, pero que fácil es decir […] dice que se podría iniciar una investigación sobre los movimiento financieros de Ricardo Gallardo, pues también podría iniciar una investigación sobre los movimientos del señor”.

Esta descalificación, sin embargo, no alcanza a exonerar verdaderamente a Ricardo Gallardo, pues aún tiene dos grandes temas detrás de él: la defraudación fiscal equiparada y posibles nexos con el crimen organizado.

EL FANTASMA DE LO FISCALIZADO: PASADO

En la rueda de prensa el día de ayer, el diputado Gallardo Cardona dijo que los señalamientos en su contra por defraudación fiscal en el ejercicio 2012 eran antiguos y reiteró que de esos delitos ya había sido exonerado cuando salió de prisión con el amparo número 16/2015.

A Ricardo Gallardo Cardona parece que se le olvidó que la averiguación previa número UEIORPIFAM/A9/292/2014 que seguía el caso de su defraudación fiscal, fue consignada en noviembre de 2017 ante el Juzgado Cuarto de Distrito de San Luis Potosí, lo único que ha evitado que se cumpla en cabalidad la investigación en su contra, es que todos los entes jurisdiccionales han declinado su competencia sin poder demostrar por qué no abordan la averiguación previa.

Ante el rechazo de los jueces federales y para insistir con las acusaciones, el Ministerio Público presentó otra carpeta contra el diputado del Verde Ecologista con el número FED/SEIDO7UEIOROIFAM-SLP70000157/2018, mismo que pasó a la Fiscalía General de la República el 17 de octubre de 2019, pero terminó en una sentencia de “no ejercicio de la acción penal” en favor del acusado emitida por la MP Miriam Andon García.

Pese a la sentencia de “no ejercicio de la acción penal”, la Dirección General de Delitos Fiscales de la Procuraduría Fiscal de la Federación logró que el asunto de Ricardo Gallardo se revisara en el Centro de Justicia Penal de San Luis Potosí, donde el 11 de febrero del 2020 se abrió el expediente 3/2020 para atender la impugnación de la PFF y, un mes después, logró que se celebrara una audiencia donde el juez de Distrito Especializado decretó que se revisara el “no ejercicio de la acción penal”.

A la fecha, la Procuraduría Fiscal interpuso un juicio de amparo indirecto el 1 de julio pasado donde se pide que se subsane el daño provocado contra la parte quejosa que es la PFF y pidió que se invalide la declaratoria de “no ejercicio de la acción penal”.

En eso ha quedado y mientras tanto Ricardo Gallardo sale a medios nacionales con la presidencia del PVEM a decir que es cosa juzgada.

EL FANTASMA DEL CRIMEN ORGANIZADO: FUTURO

El nuevo caso que ahora aqueja al diputado Gallardo Cardona es el denominado “caso Pollos”, el cual investiga transacción de facturas apócrifas, desvío de recursos e incluso nexos con personajes conectados con el crimen organizado y el narcotráfico.

El esquema que investigaría luego la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y que se convertiría en un sello de las administraciones gallardistas, es descrito por Salvador García Soto en su columna del 27 de julio pasado y no es nada complejo:

Ricardo Gallardo Juárez, padre de Gallardo Cardona, creó al menos 15 empresas dedicadas a diversas actividades cuando ocupó cargos municipales en Soledad de Graciano Sánchez y de San Luis Potosí; estas empresas fueron constituidas en colaboración con su esposa, hijos, familiares directos y recibieron recursos del municipio donde Gallardo Juárez era alcalde; los recursos se entregaban a estas empresas a través de facturas mal habidas.

Cuando el hijo, Ricardo Gallardo Cardona asume la alcaldía de Soledad de Graciano Sánchez ocupa el mismo esquema que el papá y desvía recursos ahora a través de una empresa dedicada al alcantarillado y agua del municipio.

De las empresas que ahora mantienen los Gallardo continúan recibiendo recursos y al mismo tiempo emiten grandes cantidades de dinero que otra empresa (posiblemente fantasma) retira en efectivo; estas empresas son la que investiga ahora la UIF, pero lo incluyen dentro de todo un entramado familiar liderado por su padre, Gallardo Juárez, y donde se incluyen también a María del Pilar Cardona Reyna (madre del diputado) y Kimberly Guadalupe Gallardo Cardona (hermana del legislador).

“Algunas de las empresas familiares mantienen un vínculo con sujetos relacionados con actividades delictivas como el narcotráfico de cárteles como Los Zetas y el Cártel de Juárez”, se lee en la investigación, y no es para menos, ya que de las 47 operaciones que hizo Gallardo Cardona, según la UIF, se supo que recibió depósitos por 544 mil pesos mientras envió recursos por 6.5 millones de pesos entre 2014 y 2015, en su mayoría con la empresa Inversión Creativa Desarrollos Inmobiliarios, de la cual es accionista.

El ahora diputado federal también envió recursos por 375 mil pesos a Marco Issa Fernando Juan, familiar de Marcos Villarreal Antonio Juan, ambos vinculados al Cártel de Juárez y acusados de lavado de dinero y defraudación fiscal en el estado de Coahuila.

Dentro de la investigación de “los Pollos” que lleva la dependencia a cargo de Santiago Nieto, se puede leer:

“Derivado del análisis anterior se presume que Gallardo Cardona José Ricardo exalcalde del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, está vinculado con el grupo criminal de Los Zetas, por su presunta responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita”.

MANTIENEN POSTURA DE “GUERRA SUCIA”

Ni la dirigencia del PVEM ni Gallardo Cardona ni el presidente del partido a nivel nacional pudieron dar pruebas o certezas de la inocencia o exoneración del diputado durante la rueda de prensa.

Sin éxito intentaron convertir su exposición en un informe sobre las denuncias que ha presentado la alcaldía de Xavier Nava Palacios en contra de Gallardo Cardona, donde tanto el diputado federal como el titular del CEN del PVEM opinaron que todo se trataba de una “guerra sucia” en su contra, pero no comentaron nada sobre la importancia de aclarar los pendientes con la ley que tiene el legislador federal.