1178339

Ciudad de México,(20 de marzo).-La Comisión de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia del Senado detectó que Rosa Verduzco, conocida como Mamá Rosa, detenida el año pasado por la forma cruel e insalubre con que trataba a menores de edad, volvió a recibir niños en su casa; por eso pidió a la PGR y al DIF poner atención a las actividades de quien fuera dueña del albergue La Gran Familia.

“La proposición con punto de acuerdo tiene por objetivo exhortar tanto a la Procuraduría General de la República como al Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) a informar sobre el estado de las acciones legales emprendidas contra el personal del albergue La Gran Familia, asentado en Zamora, Michoacán, y a verificar la situación que priva en la residencia actual de la señora Rosa del Carmen Verduzco, en relación con las actividades que brinda a personas vulnerables”, dice el dictamen.

Ayer, el pleno del Senado incluyó en sus asuntos a analizar este punto de acuerdo firmado por Martha Elena García Gómez, quien preside esa Comisión, Hilda Flores Escalera, secretaria de este grupo de trabajo y presidente de la Comisión de Protección a Grupos Vulnerables, con base en una petición formal hecha por la perredista Angélica de la Peña, al frente de la Comisión de Derechos Humanos.

Destaca que “el asunto reviste importancia para el Poder Legislativo en la medida en que presumiblemente los derechos de niñas, niños y adolescentes han sido sistemáticamente vulnerados, en contravención de los derechos y garantías reconocidos en la Constitución de la República y en los instrumentos ratificados por México”.

El dictamen, conocido ayer por medio de la Gaceta del Senado, explica que De la Peña “expresa su preocupación por el curso que las autoridades le han dado al caso, toda vez que, de acuerdo con diversa información, la señora Verduzco ha vuelto a albergar en su domicilio particular a cinco personas, y que a diario ‘llegan jóvenes de la calle o de escasos recursos al almuerzo’, situación que podría dar pie, de nuevo, a la instalación de otro albergue al margen de la ley”.

La Comisión precisa que esta información permite concluir que “aún persisten omisiones en la operación de albergues no registrados y que no se está asegurando los derechos de niñas, niños y adolescentes en situación de abandono.

“Hay que tener presente que las niñas y niños institucionalizados en el Sistema DIF o en los sistemas de las entidades deben ser colocados, dadas las características específicas de cada caso, en centros de asistencia social el menor tiempo posible y como último recurso”, agrega.

La información del Senado añade que “es aplicable la observación que el Comité de Derechos del Niño en el año 2006 efectuó a nuestro país, pues externó su preocupación por la falta de información sobre el número y las condiciones de vida de los niños que han sido separados de sus padres y viven en instituciones.

Este Comité recomendó al Estado mexicano reforzar las medidas vigentes para evitar la separación de los niños de sus familias y adoptar medidas eficaces para evaluar el número y las condiciones de vida de los que viven en instituciones, incluidas las administradas por el sector privado.

“También recomendó reforzar las acciones de capacitación del personal y asignar mayores recursos a los órganos pertinentes”, se detalla en la información del Senado.

Intervención federal

La PGR intervino el albergue de Mamá Rosa el año pasado.

  • En julio de 2014, después de años de denuncias constantes, la Procuraduría General de la República ocupó el albergue La Gran Familia, de Zamora, Michoacán, operado por Rosa Verduzco, en el cual vivían seis bebés, 154 niñas, 278 niños y 50 mujeres, entre otros.
  • Aunque al menos cinco de los colaboradores de Verduzco están en prisión, ella fue declarada inimputable, por su edad, y está en libertad.
  • El Senado, a propuesta presidencial, creó la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, que incluye un capítulo completo para ordenar el funcionamiento de los centros de atención a los menores de edad.

Confirman vecinos que jóvenes “comen y se van”

Vecinos de Rosa del Carmen Verduzco Verduzco confirmaron que al domicilio particular de la exoperadora de la casa hogar La Gran Familia eventualmente llegan jóvenes y adolescentes a visitar a Mamá Rosa. “Comen y se van”, dijo a Excélsior el propietario de un comercio, quien prefirió guardar el anonimato.

Otro vecino de esta ciudad, ubicada en el occidente de Michoacán, indicó que en la casa habitación de Verduzco “laboran una cocinera y una sirvienta”, quienes también tenían esos encargos en el albergue intervenido por la Procuraduría General de la República en julio del año pasado.

Reporteros locales aseguran no haber visto algún intento de Rosa del Carmen Verduzco por reactivar la casa hogar, cuyas instalaciones siguen a resguardo de las autoridades federales. Los comunicadores afirman queMamá Rosa se ve continuamente rodeada de personas, pero “no ha mostrado interés ni siquiera de volver al inmueble donde estaba instalada La Gran Familia, coincidieron en señalar reporteros especializados en periodismo judicial.

Los comunicadores aseguran estar enterados de las intenciones de una exinterna de La Gran Familia de instalar una nueva casa hogar. “Sabemos que se va a llamar la Rosa de Guadalupe, pero todavía no nos han dicho dónde ni cuándo”, expresaron los comunicadores consultados por este diario.

La diputada panista Laura González Martínez, quien preside la Comisión de Derechos Humanos en el Congreso de Michoacán, aseguró que hasta el momento no cuentan con ningún reporte fidedigno sobre el tema, el cual se ha quedado en el mero terreno de la especulación.

“Hace meses que se especula que ella pudiera tener a su cargo menores de edad pero se queda en el terreno de la especulación; no hay nada comprobado, no hay un reporte de la autoridad que confirme este tema. La señora Verduzco, entiendo, se encuentra en Zamora y ni las autoridades estatales ni municipales han mencionado que tengan conocimiento alguno”.

Pidió que si hay algún habitante del municipio de Zamora que tenga información al respecto, que acuda a realizar la denuncia correspondiente ante las autoridades federales o estatales, quienes llevan el caso, porque a decir del DIF estatal, mientras no exista la evidencia de que hay menores conviviendo de nueva cuenta con Mamá Rosa, ellos no pueden hacer nada.

Fuente: El Excelsior.